Ir a noticiassin.com

Hartos, jartos, jaitos

Por:  |  Fecha: 15 marzo, 2017  3:58 PM |  En:  Enfoques,

Mucha gente está harta de una cosa o de otra. Unos no encuentran trabajo. A otros no les alcanza el dinero. Las aspiraciones varían en función de la clase, pero la media va por camino empinado y estrecho.

Los apagones y el déficit de agua afectan muchos barrios; ahí golpean a los pobres, que a veces usan aire acondicionados de antaño por tener energía altamente subsidiada. Los ricos siempre se quejan aunque vivan de maravillas. La clase media se ajusta y a veces explota.

El tráfico vehicular es un caos. Hasta en los pueblos hay tapones e imprudencias. Los policías y militares son buscavida, y junto a los delincuentes civiles viven de la marrulla. Ni siquiera los cementerios respetan.

Los maestros de escuelas públicas y la UASD siempre tienen algún motivo para hacer huelga, como si el derecho a la protesta fuera más importante que la educación de los estudiantes.

La situación en los hospitales públicos es patética. Médicos que trabajan a su antojo y amenazan con paros, emergencias abarrotadas, carencias de todo. En las clínicas privadas hasta respirar cuesta, y las ARS siguen ganando fortunas.

Para coronar una larga lista de hartazgos (aún en un país tan bochinchoso), llegó el escándalo de la inefable Odebrecht.

Solo a una empresa latinoamericana, de mano de un gobierno latinoamericano, podía ocurrírsele en estos tiempos de internet y delaciones premiadas, montar una operación de corrupción tan vasta. Olvidaron que el capitalismo es fraude, pero manteniendo la apariencia de legalidad y competitividad.

El combo de Odebrecht era tentador. Pago de sobornos, contraparte local y financiamiento del Banco de Desarrollo de Brasil. Así pretendía el gigante del sur convertirse en una potencia mundial, y el Partido de los Trabajadores (PT) seguir en el poder. Pero ¡ah!, olvidaron que los más fuertes saben cómo arruinar. Odebrecht fue acusada y procesada en Estados Unidos.

En la República Dominicana, donde muchos políticos siempre han cobrado comisión (también conocida como corrupción), sin la menor sanción, los escándalos de Odebrecht, narrados en cortes y cárceles del extranjero, quizás sirvan para delatar con nombres precisos a muchos corruptos nativos.

Sin duda, Odebrecht ha elevado el hartazgo en la clase media. ¡He ahí el movimiento verde! Y antes de que el escándalo se supere, la República Dominicana va a experimentar incertidumbre e inestabilidad política. ¿Cuánta? Dependerá de lo que hagan otros actores.

Si los sectores populares se unen a las movilizaciones porque se deteriore la situación económica, las protestas asumirán características violentas. A diferencia de la clase media que la Policía respeta, a los pobres golpea, y eso aumenta la inestabilidad.

Si la mayoría de los empresarios se acobarda ante las movilizaciones, preferirán mantener el estatus quo, del cual ellos son grandes beneficiarios, aunque en público critiquen a los corruptos.

Lo que sí hay, y persistirá, es hartazgo político.

El PLD lleva muchos años en el poder y no puede ya fácilmente recrear encantos aunque mantenga relativa estabilidad. El PRD y el PRSC se convirtieron en partidos-negocios. El PRM no avanza porque arrastra los mismos problemas que le dio origen. Los partidos minoritarios de derecha son empresas familiares. Y los llamados partidos alternativos son proyectos sin base social que no dan muestras de avanzar ni siquiera ante el evidente hartazgo en la sociedad.

Ante las protestas, el presidente Danilo Medina ha prometido que se hará justicia. ¡Tengan paciencia, dijo, todo se aclarará! Pero el escepticismo abunda con justa razón en este país de eterna impunidad.

¿Realmente se hará justicia? Es la pregunta del millón. Espere la lotería.

Comparte
Más de Enfoques