Ir a noticiassin.com

¿Qué pasa en tu cuerpo cuando tomas refresco de dieta?

Por:  |  Fecha: 19 marzo, 2017  11:50 AM |  En:  Tu Salud,

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El refresco de dieta o light es aquel que no utiliza azúcar convencional, sino edulcorantes artificiales como el aspartamo.

Suele ser promocionado en la publicidad como ideal para los regímenes de peso y como una alternativa “saludable” al refresco normal.

Sin embargo, esto no es del todo cierto.

Además de incluir una forma artificial de azúcar, este tipo de refrescos contiene altos niveles de ácido fosfórico.

Este aumenta el riesgo de padecer osteoporosis, engaña al cerebro y eleva la producción de insulina.

Sigue leyendo para descubrir todo lo que pasa en tu cuerpo cuando tomas refresco de dieta.

Primeros efectos de tomar refresco de dieta

Tomar este tipo de bebidas viene con la creencia de estar tomando algo que es relativamente más sano que el refresco clásico. Además, nos proporciona el placer del dulce y calma la sed.

No obstante, el cuerpo reacciona de manera adversa ante este consumo.

Al beber este tipo de gaseosa, el cerebro percibe la presencia de dulce y libera la insulina que controla los niveles de azúcar en sangre y la presión arterial.

Esto provoca la reducción de estos niveles, de modo que aumenta el apetito y crea la necesidad de consumir más dulce.

Además de esto, los edulcorantes debilitan el “centro de satisfacción” del cerebro si se toman de forma regular. Por ello, cada vez sentirás más deseo de comer alimentos dulces y calóricos, creando un círculo vicioso.

Según el refresco de dieta que consumas, si lo haces de manera habitual estarás añadiendo un promedio de 88 calorías extra al día sin ser totalmente consciente de ello.

El problema con estas calorías es que son derivados de los carbohidratos refinados y azúcar, lo que hace que el peso corporal aumente.

Otros efectos de consumir refresco de dieta

1. Depresión

Tomar más de 4 latas de refresco al día incrementa el riesgo de padecer depresión, que viene provocada por las alteraciones en el cerebro por los altos niveles de azúcar.

2. Daño renal

El consumo prolongado y frecuente de este tipo de bebida puede generar daño en los riñones por los altos niveles de ácido fosfórico. Esto suele ser una de las causas de los cálculos renales.

Si ya estás padeciendo este problema, procura aumentar el consumo de agua y evitar los refrescos.

3. Diabetes tipo 2

Tomar refresco de dieta incide en un mayor riesgo de manifestar la diabetes, incluso mayor a si se tomara el refresco regular.

El culpable de esto es el aspartamo, que produce la elevación del azúcar en sangre y picos en los niveles de insulina, lo cual puede generar una mayor resistencia y la diabetes tipo 2.

4. Síndrome metabólico

El consumo de estas bebidas más de tres veces a la semana incrementa la probabilidad de desarrollar el síndrome metabólico.

Este incluye un conjunto de condiciones (hipertensión arterial, niveles de glucosa elevada en sangre y triglicéridos por encima de los valores aceptados) que elevan el riesgo de padecer diabetes y afecciones cardíacas.

5. Enfermedades cardiovasculares

Las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral aumentan cuando consumes diariamente refresco de dieta.

Esto se debe a sus altos niveles de sodio y fructosa que elevan la presión sanguínea.

6. Daño pulmonar

Los refrescos, normales o de dieta, contienen un conservador llamado benzoato que reduce la habilidad del organismo a la hora de absorber el potasio e incrementa el nivel de sodio.

Esto tiene manifestaciones físicas como urticaria y asma.

7. Menor protección del cerebro

El aspartamo presente en los refrescos de dieta ataca el sistema de defensa del cerebro. Cuando consumes refrescos light con frecuencia provocas un desbalance en tus estados de humor.

Así mismo, este edulcorante está asociado a las migrañas, pérdida de memoria a corto plazo y ansiedad.

8. Desgaste del esmalte de los dientes

El ácido cítrico presente en el refresco de dieta ocasiona que el esmalte dental se vaya debilitando, además de hacer que tus dientes se pongan amarillos y aparezcan las caries.

9. Problemas endocrinos

Este no es un efecto derivado del consumo directo del refresco, sino de tomarlo desde la lata. Estas tienen una cubierta de resina que contiene Bisfenol-A, el cual está asociado a:

Daños en el sistema reproductor masculino y femenino.

Alteraciones de la función tiroidea.

Aumento del riesgo de padecer cáncer de mama y próstata.

Limita al máximo el consumo de refrescos de dieta

Optar por los refrescos de dieta o light no es la mejor opción. dada la cantidad de efectos adversos en el organismo.

No se trata solo de perder peso. como podrías pensar en un primer momento, sino que hay consecuencias de consumir esta bebida que son mucho más graves y que alteran la calidad de vida de manera definitiva.

En lugar de tomar refrescos de dieta te recomendamos elegir agua hecha a base de fruta fresca, batidos o agua.

La mejor alternativa siempre será el agua natural pero, si no te adaptas al sabor, puedes probar las otras opciones.

Comparte
Más de Tu Salud