En Vivo

Se un periodista y comparte las incidencias de tú comunidad con nosotros

Whatsapp
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

¿¨Falsas contracciones de parto¨?

¿¨Falsas contracciones de parto¨?
¿¨Falsas contracciones de parto¨?

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Muchas mujeres embarazadas experimentan contracciones que pueden alertarlas y ponerlas sobre aviso de un parto que todavía no se va a producir. Cuando acuden al hospital se dan cuenta de que, ni siquiera, han empezado a dilatar. A este tipo de contracciones se las conoce como Braxton Hicks y su aparición tiene que ver con que el útero se está preparando para cuando se produzca el parto real.

Las contracciones de Braxton Hicks deben su nombre al médico John Braxton Hicks que se especializó en el área de obstetricia y descubrió que muchas mujeres embarazadas experimentaban estas contracciones sin que esto supusiese que fueran a dar a luz.

Conocerlas con mayor profundidad puede ayudar a saber diferenciarlas de las contracciones que sí indican que el bebé va a nacer.

¿Cómo son las contracciones de Braxton Hicks?

El artículo Braxton Hicks Contractions (Contracciones de Braxton Hicks) explica, de una forma muy clara, que son contracciones esporádicas que relajan el cuello del útero sin que se produzca ningún tipo de dilatación. También aclara que, aunque se piensa que aparecen una vez transcurren seis semanas de embarazo, en realidad, las mujeres suelen experimentar este tipo de contracciones en el segundo o tercer trimestre de gestación.

Contrariamente a las contracciones que surgen cuando una mujer embarazada va a dar a luz, las Braxton Hicks apenas son dolorosas. Tan solo se sienten molestias similares a los calambres menstruales. Además, es normal que durante este tipo de contracciones el abdomen se endurezca. Algunas de sus características más distintivas son las siguientes:

  • Son irregulares tanto en duración como en intensidad.
  • No aumentan en frecuencia.
  • Aparecen y desaparecen de forma impredecible.
  • Duran unos 30 segundos o más.

Aunque, a medida que se acerca el momento del parto, este tipo de contracciones pueden ser más frecuentes e intensas, si cumplen con los cuatro puntos expuestos no hay ninguna razón por la que preocuparse. Sencillamente, el útero se está preparando para el momento en el que se produzca el trabajo de parto real.

Formas de aliviar las molestias de las contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks pueden provocar ansiedad, sobre todo, en aquellas mujeres que están pasando por su primer embarazo. Por esta razón, además de tener en cuenta todas las características que diferencian a estas contracciones de las de un parto real, es conveniente tomar algunas medidas para aliviarlas y sentirse mejor.

Algunos consejos que recomienda el artículo Braxton Hicks Contractions es tomarse un baño, dar un paseo o leer. Esto ayuda a distraerse, relajarse y no pensar en las contracciones para descubrir cómo disminuyen y terminan desapareciendo. Asimismo, también es aconsejable cambiar el nivel de actividad. Si la mujer embarazada ha estado de pie, es preferible que se acueste. En cambio, si ha estado sentada la mayor parte de tiempo será mucho mejor que camine un poco.

Las contracciones de Braxton Hicks son mucho más comunes de lo que podríamos pensar. Por esta razón, es importante conocerlas y diferenciarlas. Así, como bien señala el artículo Braxton Hicks Contractions, no será necesario acudir al servicio de urgencias cada vez que se tenga una contracción, siempre y cuando sean de este tipo.

Fuente: https://www.20minutos.es

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *