En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“De mal en Peor”

Un cordial saludo para todos mis queridos lectores.

Día a día vemos en los diarios locales, en las noticias de la radio y televisivas como la inseguridad avanza a pasos agigantados. Los crímenes están a la orden del día, los asaltos a los colmados y negocios de la misma manera, parece que vivimos en el antiguo Oeste donde todas las personas andaban armados, y por cualquier cosa se formaba una balacera terminando esto en muerte.

Hoy en día da hasta miedo salir a la calle, pues puedes ser motivo de un atraco, eso es si corres con suerte que no te maten por quitarte el celular que llevas y que posiblemente lo que valga el mismo sean cheles comparado con el valor de la vida. No puedes salir con ninguna prenda por muy barata que sea, pues te la arrebatan y eso si no te arrastran por el piso hasta quitártela. Si andas en tu automóvil corres el riesgo de que en una esquina cualquiera de la ciudad y a cualquier hora alguien te encañone y te bajen de tu vehículo robándotelo, vehículo el cual has comprado con mucho sacrificio y el sudor de tu trabajo, y que posiblemente todavía lo estés pagando al banco o a la financiera que te presto el dinero para comprar el mismo. Si dejas tu hogar solo, existe la gran posibilidad de que cuando regreses al mismo los ladrones hayan hecho de las suyas en el. Y qué decir de la de la violencia domestica, y el abuso a las mujeres, eso solo se ve aquí, porque ni en un país incivilizado suceden estas cosas. Mis amigos, la inseguridad en que vivimos en este bello país no es cuestión de juego, es algo por lo cual todos debemos preocuparnos.

 

Por ese motivo y por otros más yo admiro a esas personas que a diario se ganan el pan con el sudor de su frente, empujando un carretón que vende guineos o aguacates, vendiendo frutas en la calle. Admiro a los que en las esquinas de la ciudad venden todo tipo de objetos desde dulces de coco, tarjetas telefónicas, periódicos, pececitos y muchas otras cosas más, porque esas son personas honestas que quieren y prefieren trabajar para ganarse el sustento diario y no estar robando, vendiendo drogas o  haciendo otros actos delictivos con tal de ganarse unos cuantos pesos. Aunque a veces pienso que muchos de los que cometen esos actos vandálicos o delictivos lo hacen para satisfacer y mantener sus vicios personales como son las drogas y el alcohol. Es por eso que no acepto eso de que no hay trabajo, porque el que quiere trabajar y es honesto y decente, trabaja aunque sea picando piedras, o vendiendo en la calle, lo que pasa es que es más fácil robar y hasta matar a otro por unos cuantos pesos que levantarse temprano a trabajar.

A que se debe toda esta convulsión que nuestro país está viviendo, yo personalmente ante todo se lo achaco a la falta de Dios en los hogares y en los seres humanos. Dios ha pasado a un plano de pensamiento y no de corazón. Mencionamos a Dios pero en realidad no se le hace vida en nosotros. Se lo achaco también a que nos hemos deshumanizado, la vida de un ser humano no vale nada, mas vale un teléfono celular y unos pesos que la vida de una persona. Qué triste es cuando unos cuantos piensan así, pues eso influye hasta en la economía del país, porque muchas personas lo piensan dos veces antes de venir a invertir o a disfrutar de todo lo que este bello país y sus habitantes ofrecen ante la inseguridad reinante, que es proporcionada por unos cuantos delincuentes.

Y digo unos cuantos porque estoy completamente seguro que son muchísimos más los buenos que queremos el bien para el país, que los malos que dañan la imagen del mismo, lo que es cierto es que los malos hacen más bulla y escándalos que los buenos. Nosotros los que queremos un país donde se respete a la mujer, donde la vida humana tenga el valor que merece, los que no queremos ni atracos ni robos, los que queremos vivir en paz, estamos muy acomodados y no hacemos más que quejarnos de lo mal que anda el país. Pero tenemos que preguntarnos: ¿Qué hago yo para que esta situación mejore? ¿Me preocupo yo para que Dios ocupe el lugar que merece en el hogar y en el corazón de los demás? ¿Me inquieta que solo se mencione a Dios de dientes para afuera y que no se viva la verdadera fe?, pues si se viviera no habrían tantos crímenes, atracos, asaltos, robos, violencia familiar, ni tantas jovencitas embarazadas sin aun contraer matrimonio.

Mis amigos, es responsabilidad de todos, no solo de unos cuantos el que tengamos un país mejor y más seguro. Hay un refrán muy español que dice: “Nunca es tarde, si la dicha es buena” Comencemos desde ya a ayudar a las familias a conocer y amar a Dios sobre todas las cosas, a hacerlo centro de su hogar y de su vida en ellos, como dice el refrán: “La familia que reza unida, se mantiene unida”.

Termino con este pedazo tomado del Salmo 1, Versículos del 1 al 3 que dice así: “Afortunado el que no sigue el consejo de los perversos, ni el ejemplo de los malos, ni se une con los que andan burlándose de todo. Al contrario, le gusta la enseñanza del Señor y la vive día y noche. Será tan fuerte como un árbol plantado junto a corrientes de agua fresca, que da su fruto en el momento adecuado y al que nunca se le caen las hojas. Le irá bien en todo lo que haga”

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *