X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 239,009
  • Nuevos casos 804
  • Fallecidos total 3,093
  • Nuevos fallecidos 11
  • Recuperados 190,295
  • Críticos
  • Pruebas 1,203,441
<< Mapa interactivo >>

“Voltear las Alforjas”

Ray Ortega

Un cordial saludo para todos mis queridos lectores.

Es muy cierto que la vida es compleja. Está llena de problemas y situaciones que se nos presentan día a día, que todas son totalmente diferentes, y que algunas son más fáciles de resolver que otras, y tratamos a veces de echarle la culpa de las cosas que nos suceden a los demás. Pero bueno, es que así somos, seres humanos que tratamos de que las culpas nunca caigan sobre nosotros o al suelo, sino que siempre como comúnmente se dice, buscamos un chivo expiatorio.

Todos pasamos por la vida cargando dos alforjas, una delante y la otra detrás a nuestras espaldas. En la de adelante vamos echando las imperfecciones de los demás, su mal carácter; lo pesado que es; lo mal que guía su automóvil; el mal gusto que tiene; lo mal que se viste; que si es mala madre o mal padre, y así muchas otras cosas más que de seguirlas enumerando la lista fuera interminable. En la de atrás vamos echando nuestras imperfecciones y defectos, pues así podemos ver los de los demás y no los nuestros. Pero hoy vamos a darle la vuelta a las alforjas, vamos a poner la de atrás adelante y viceversa, y así vamos a poder ver los nuestros y no nos vamos a concentrar en ver el de los demás.

Hoy nos vamos a dar cuenta que nosotros criticamos a los demás por lo que hacen, pero es que nosotros hacemos lo mismo o peor, lo que pasa es lo que dice el refrán: “El camello no se mira su joroba”. Pensemos en nuestro mal carácter; cuantas veces doy respuestas groseras o de mal gusto porque estoy enojado, he tenido un mal día en mi trabajo o en mi casa; no sonrío mucho, y por eso soy una persona que caigo un poco pesado; cometo muchísimas faltas cuando voy conduciendo mi auto, pero desafortunadamente me fijo en la que cometen los demás; soy agresivo, pero no quiero reconocerlo; actuó a veces en forma indebida con mis hijos, los regaño fuertemente en vez de darles un buen consejo; soy duro y hasta a veces grosero con mi esposa, en muchas ocasiones le robo el tiempo de ella y del hogar malgastándolo con amigos, en fin si las siguiera enumerando no nos alcanzaría el papel para ponerlas todas.

Ahora bien, el voltear las alforjas tiene que ayudarme a meditar y mejorar sobre mi persona. No puedo solo concentrarme en decir: “Es que yo soy así”, tengo que tratar de mejorar lo que no está bien hecho, pues a veces me preocupo mas por lo que hacen los otros mal, que por hacerlo yo bien. Si todos nos preocupáramos un poco mas por hacerlo mejor viviríamos con más paz y armonía, habría más respeto, menos desorden, más limpieza, menos enfermedades y calamidades, en fin la vida fuese un poco mejor y más llevadera.

No es fácil esta tarea, pero se puede, el todo es querer, y el querer es poder, lo único que hace falta es hacerse el firme propósito y lo logramos.

Termino con este pedazo de la Carta de San Pablo a los Romanos, Capitulo 2, Versículo 1, que dice así: “Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *