Ir a noticiassin.com

Rescate judicial

Por:  |  Fecha: junio 17, 2017  7:58 PM |  En:  Editorial,

La justicia dominicana está en un momento particularmente crucial para definir o replantear su futuro institucional, un paso indispensable para el rescate de su credibilidad frente a la opinión pública y el país en su conjunto.

Para esta indispensable y trascendente meta es preciso, sin embargo, que se le permita hacer su trabajo con total integridad e independencia.

Para ello, la Justicia debe contar con una incuestionable libertad de acción, exenta de presiones y suspicacias. Empero, sus magistrados deben estar conscientes de su obligación de actuar con rectitud porque sus actos son objeto del escrutinio público.

En consecuencia, los reclamos de justicia en cualquier caso en que se haya cometido un crimen o cualquier acción delictiva deben ser escuchados y atendidos, sin que esto afecte necesariamente la discrecionalidad judicial en la atención y tratamiento de los procesos.

En este sentido, hay que recordar aquel axioma que postula con el aval de la experiencia histórica en materia forense, que “justicia tardía es justicia denegada”, o sea que aunque los jueces se tomen su tiempo serenamente y sin festinación alguna, sobre todo en casos complejos, no pueden tampoco dar largas al punto de provocar dudas o descreimiento entre procesados y acusadores.

Por tanto, es necesario que siempre apegado a los debidos procesos de ley, no haya excusas ni provocadas tácticas dilatorias para evitar ir a los juicios de fondo, donde los casos entran en una crucial fase deliberativa.

Es bien conocido la aplicación de incidentes introducidos con el deliberado propósito de prolongar el conocimiento de las pruebas incriminatorias, lo que tiende a provocar interminables retrasos, en el caso de crímenes y otros actos ilícitos que ameritan esclarecimiento y sanciones en tiempo razonable.

Sin dejar de apreciar los reclamos sociales y las expresiones que se canalizan a través de los medios de comunicación, los jueces deben garantizar el debido proceso y el derecho de defensa de los imputados, pero teniendo la entereza de llegar hasta las últimas consecuencias cuando existan evidencias comprobadas y comprometedoras.

Los juicios paralelos fuera del ámbito estrictamente judicial establecido por la Constitución y las leyes adjetivas, y que se manifiestan con descalificaciones anticipadas,  le hacen un flaco servicio a los pertinentes reclamos de que cese la impunidad y la corrupción, un pedido que ha concitado respaldo en amplios segmentos de la población dominicana y que propende a fortalecer la institucionalidad y el estado de derecho.

Comparte
Loading...
Más de Editorial