Logo
Ir a noticiassin.com

El otro Duarte

La proceridad de Juan Pablo Duarte se ha levantado sobre un universo de sentidos tan precariamente asociado a una gesta, que su figura queda como suspendida, flotando en la incertidumbre de no saber con certeza por qué sobre esas pinceladas tan débiles de heroicidad se edifica un edificio tan sólido como el de la identidad dominicana. Por eso, con tan solo  invocar el nombre del patricio se entra en una teoría de la dominicanidad. Nada más y esbozar su imagen y de inmediato iniciamos una peregrinación que nos arroja sobre la consiguiente resignación apática respecto del sacrificio y la vida consagrada  de su símbolo. No hay en el continente un héroe como él,  cuya debilidad es su fuerza, cuya prístina visión de lo que seríamos nunca se doblegó. Y eso que nuestra accidentada historia cuenta con numerosos prohombres que alguna vez dudaron que ése conglomerado humano podría haber llegado a constituirse en una nación. 

¿Por qué es sobre las grises viñetas de la vida de este hombre que se levanta la Patria? ¿Quiénes tejieron el esfumato humano que describe su cólera?

¿Allí, donde el martirio sustituye al acto, el azar al destino, los lúgubres graznidos del desconsuelo al entusiasmo alborozado de soñar un país, no había, acaso, un hombre condolido, un ser humano concreto, descojonado sobre el dolor?

Para los hombres de mi generación, Juan Pablo Duarte es un lampo, y debió haber sido un trueno. Es un quejido y debió haber sido un portazo estentóreo. Es casi una lágrima, y debió haber sido una llama.

El Duarte de nuestras travesías ha sido etéreo, confesional y marcado por la tragedia. Casi sin epopeya, se sostiene de un soplo. En los primeros años de mi acercamiento personal a su figura, dos libros eran los referentes obligatorios para estudiar su vida: “El Cristo de la libertad”, de Joaquín Balaguer, y “Episodios duartianos”, de Pedro Troncoso Sánchez. En ambos libros Duarte se emparienta con la divinidad, y no responde a la condición humana, rebrillando su martirologio sin condescender a las dimensiones del hombre y la mujer humanamente situados en el escenario de la historia.

En  “El Cristo de la libertad”, la metáfora crucifica al sujeto histórico. En la cultura judeo cristiana, Cristo es siempre un significante que remite a otro significante. Su invocación es la recuperación de un martirologio que le era predestinado. Su drama estaba ahí, marcado en el designio sagrado y le era personalmente infranqueable. El Duarte que enarbola la metáfora de Cristo está cogido en los engranajes de un designio, del cual le será imposible escapar. No es un drama histórico lo que vive, son lanzazos de un martirio divino que le era preexistente los que rodean su vida. Y él los padece a las mil maravillas, con poses frías, resignado, sin apostrofar a la historia misma que lo desgarra… 

Los “Episodios duartianos”, de Troncoso Sánchez, equivalen a las estaciones de las caídas de Cristo, y el personaje se trenza a un desenlace preconcebido. La historia no es allí un escenario de confrontación, sino la escenografía de un martirio. Aquel jovencito angélico, que tiembla de ira con sus puñitos rosados cerrados con fuerza cuando le dicen haitiano en el barco que lo conduce a Europa, es una estampa celeste, y no la arboladura de un futuro conspirador. Su pasión no es la impotencia que teje el desconsuelo de la ausencia de libertad, sino la carga lastimera de una vida particularmente empinada sobre la desgracia.

Duarte es más el fulgor de una idea que la ausencia de un acto. El cemento con el cual se une nuestra aventura espiritual es la idea tensada de la viabilidad de la Nación Dominicana, que bajo ninguna circunstancia flaqueó en su espíritu. Santana, en cambio, es la acción pura por la vertebración de un ideal, que entrega rendido unos años después. Duarte jamás titubeó con respecto de nuestro destino como Nación.

Hay otro Duarte que quizás hoy nos sea necesario. Un Duarte que se nos ha escamoteado. Un Duarte de carne y hueso. Que se sacuda el polvo del pantalón y diga: ¡coño nos han engañado! Un Duarte maldiciente, humanamente colocado en la historia. Un Duarte  paradigma de honradez en un momento  de la Patria en que los ladrones han desfalcado el erario, un Duarte indignado por la supremacía del cinismo y la anomia de las instituciones, un Duarte conmovido por la inequidad que impera en la Patria que él soñó, un Duarte que le dé asco el Senado de la República y  la Cámara de diputados  que no son más que almacenes de  cazadores de fortunas ajenos al bien común. Un Duarte encrespado, rebusero, ceñudo ante el espectáculo deprimente en que han convertido el país por el cual él se desolló el pellejo. Un Duarte marmóreo, con cojones de plomo ante la infamia.  

Comenta con facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Las más recientes
Productores de cebolla exigen al Ministerio de Agricultura el pago de 119 millones de pesos

Representantes de más de 300 productores de cebolla del municipio Vallejuelo en San Juan amanecerán esta noche a la intemperie en reclamo del que el Ministerio de Agricultura les pague 119 millones de pesos. Más temprano, los trabajadores ...

Cientos de personas invirtieron sus capitales en financiera con la promesa de que serían multiplicados

Atraídos por los elevados intereses que les ofrecía una financiera, cientos invirtieron sus capitales con la promesa de que les serían multiplicados hasta en un 40% semanal.

Se acumulan las denuncias contra el fiscal titular de SDO, a quien señalan como destinatario final de sobornos

Desde la inclusión deliberada de datos erróneos en una querella, hasta exigir la exclusión de un imputado en un proceso, las denuncias en contra del encargado de la fiscalía de Santo Domingo Oeste, Marcos Rosario se siguen acumulando a la...

Decenas de estudiantes acudieron a proyección de documental Amín Abel Hasbún “un gigante en el tiempo”  

Un Gigante en el Tiempo, realizado por el Grupo SIN, es el primero de varios documentales que se estarán proyectando de la vida y el ejemplo de jóvenes revolucionarios.

Partido de Leopoldo López tacha de traición que gobernadores juraran ante ANC

Todos los gobernadores que se han presentado hoy ante la Constituyente son del partido Acción Democrática (AD), que está dirigido por el veterano diputado Henry Ramos Allup y obtuvo el mayor número de victorias en las elecciones primarias...

Latinoamérica nutre con sus productos y costumbres la gastronomía mundial

América Latina puede enriquecer con sus productos ancestrales y una diversidad de usos, técnicas y procesos tradicionales la gastronomía mundial, coincidieron hoy en Bogotá expertos y chefs en #50BestTalks, encuentro previo a la ceremonia...

Loading...
Más de Enfoques
Lunes 23 octubre, 2017
Domingo 22 octubre, 2017