Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Los paleros, grupos post trujillistas más represivos de la época

 SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Con el calificativo de fue conocido un grupo de aproximadamente 200 delincuentes que sirvieron de fuerza de choque contra los opositores a la dictadura trujillista, inmediatamente después de la muerte del dictador. Esta es su historia.

El grupo estaba dirigido por José Antonio Jiménez, y su principal lugarteniente lo era Virgilio Martínez, mejor conocido como “Quinielita”. El grupo de forajidos se movía con libertad y poder, armados de garrotes de madera fabricados en el taller que Balá poseía en la calle Caracas del sector de Villa Francisca.

El jefe de los “paleros” tenía como segundo apellido “Balak”. pero popularmente se le conoció como “Balá”, uno de los personeros más temidos entre los opositores al dictador Trujillo y al presidente Balaguer. Residía en la Caracas número 33 del sector de Villa Francisca

Mientras el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, la Unión Cívica Nacional, el Partido Revolucionario Dominicano y el Movimiento Popular Dominicano impulsaban las protestas callejeras contra el gobierno que encabezaba el doctor Balaguer, el partido de gobierno, el SIM y los paleros hacían lo contrario para evitar la expansión del movimiento que amenazaba con el desplome del régimen trujillista.

El 7 de julio de 1961 los “paleros de Balá” atacaron el local del MPD en la Avenida José Trujillo Valdez, hoy Avenida Duarte,  hiriendo y asesinando a miembros de esa organización.  El grupo fue sometido ante los tribunales para ser juzgado el 11 de julio, pero la causa fue reenviada después de fijar fianza de 10 mil pesos a Balá, y us acólitos fueron puestos en libertad sin fianzas.

El 11 de enero de 1963 Balá fue apresado en una vivienda del Ensanche Alma Rosa, y el 6 de noviembre  se dio inicio al juicio contra sus fechorías, condenándolo a diez años de prisión,

La noche del 7 de diciembre de 1968 un grupo de hombres se presentó a la casa número 146 de la calle Seibo, de la barriada de Villa Juana, y sin mediar palabras realizaron varios disparos. Cuatro de ellos impactaron el cuerpo robusto de José Antonio Jiménez, mejor conocido como Balá.

El refrán popular dice que “el que a hierro mata a hierro muere” y Balá, que tenía en su haber varios crímenes cometidos durante la dictadura de Trujillo y fue protegido del gobierno de Joaquín Balaguer en los meses posteriores a la muerte del tirano, encontró su trágico final bajo los disparos certeros de sus enemigos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *