En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

A merced del populismo

A fuerza de la costumbre la descalificación y el encasillamiento, adobados de los más crueles epítetos es pan cotidiano en el debate de los temas de mayor trascendencia.

Algo bueno: por repetitivos son insultos que no se asumen a pecho. Lo negativo: degradan el debate, lo banalizan y lo fanatizan, dejando muy poco espacio a la racionalidad.

El caso más notorio ha sido el debate sobre la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, que por una parte ha representado, para los que nos hemos identificado con esa decisión y la hemos considerado como un instrumento importante para empezar a subsanar el caos que representa la migración incontenida e ilegal de haitianos a territorio dominicano, armarse de paciencia para soportar acusaciones como la de racistas, xenófobos, genocidas civiles, anti haitianos, ultraderechistas, inhumanos, insensibles, entre otras descalificaciones, mientras que los que se colocaron al otro lado de la acera, celebrantes y auspiciadores de censuras internacionales contra la República Dominicana, se les ha denominado como vende patria y traidores. Esas diatribas no contribuyen en nada a la edificación de la opinión pública.

Esa misma suerte ha tomado el debate sobre la reforma del código laboral, iniciativa que se ha emprendido con unos objetivos que han sido objeto de una gran manipulación.

De lo que se trata es de adaptar la legislación laboral a los cambios que ha experimentado la economía dominicana en los últimos 23 años, que ha apostado por la apertura y la competitividad, además de crear mejores condiciones para la generación de empleos formales, pero sesgos ideológicos de los tiempos de la guerra fría y un populismo desbordado conducen esa reforma a un estrepitoso fracaso.

Hay quienes todavía creen que la explotación del hombre por el hombre es la causa de los males de la sociedad y hablan del empresariado como en los tiempos de las clases antagónicas, cuando el concepto se ha democratizado tanto que muchos de los que opinan son también empresarios, que es un término referido hoy más que a la posesión de maquinarias y capital, a la capacidad de emprender, acción para la que se requiere de estímulos.

Hace tiempo que los principales beneficiarios de los que está vigente en República Dominicana son oficinas de abogados que esquilman al trabajador y quiebran al emprendedor, pero decirlo es colocarse del lado de los poderosos, como los son los propietarios de una pequeña farmacia, de un colmado o un almacén que no pueden depositar el duplo de una sentencia para poderla recurrir.

Y ni se diga del tema de Loma Miranda, porque solo hay dos lados, el de los defensores del medio ambiente y los vendidos a la empresa que haría la explotación.

De una mañana a la tarde se descubrió                que era una reserva acuífera, un área protegida desconocida por todos los especialistas de medio ambiente que asesoraron las discusiones de las leyes de protección ambiental de los últimos veinte años.

Tratando de procurar el supuesto bienestar del país se le conduce a un callejón sin salida, el desconocimiento de una concesión y la vulneración de una propiedad privada que tendrá consecuencias nefastas.

Lo apropiado sería una actuación cuidadosa y despojada de chantaje, pero nadie quiere arriesgar popularidad, ni los que gobiernan ni los que opinan, y un país que se conduzca de esa forma tiene que contentarse con ir de mal en peor.

¿Seguir la corriente o cumplir con su responsabilidad? Apuesto a lo racional.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *