En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

A propósito de terrorismo, crimen y poder

A propósito de terrorismo, crimen y poder
Narciso Isa Conde

Narciso Isa Conde.

Carta abierta a Ruddy González, director del [email protected]

Señor Director:

La reseña,  que bajo el título “TERRORISTAS PLANEABAN MÁS ATENTADOS”, publicó el semanario [email protected], en su edición del 10 de agosto del año en curso, es sin duda responsabilidad de Usted en su condición de director de ese medio. Responde, por demás, a su peculiar manera de ser, pensar y actuar, siempre a tono con las derechas cavernarias -civiles y  militares- de aquí, de Colombia, del mundo, y  muy especialmente del “Norte revuelto y brutal”.

Es claro que ese texto fue elaborado y publicado –con primicia incluida de los “servicios” de varios países de la región- a plena conciencia del objetivo criminal que se persigue, alimentado con “insumos” de fuentes expertas en crear el clima mediático que antecede a las acciones selectivas contra quienes no nos doblegamos ante el poder del dinero, los privilegios y los miedos que emanan de los  Estados delincuentes y sus enclaves de terror.

De las agencias y servicios de inteligencia de este país… de la tenebrosa CIA, el FBI, el MOSSAD israelí y el DAS colombiano, que las tutelan en medio de la narco-podredumbre que las corroen, no dudo absolutamente nada en cuanto a ejercicio de maldad. Las creo capaces de las más sofisticadas distorsiones para ejecutar las más aberrantes decisiones.

Me extraña si que en ese “reporte” se incluya dentro del conjunto externo asesor de esa “investigación” a la “inteligencia venezolana”, porque esa no ha sido su tradición, ni su filosofía, ni su práctica en este país durante el proceso bolivariano que encabeza el comandante Chávez. Porque no la creo capaz de involucrarse en algo tan sucio, mentiroso y potencialmente criminal, como el propósito que impregna esa publicación.

El propósito de ese “engendro” periodístico está clarito: atribuirle indirectamente a nuestro Movimiento Caamañista (MC) y directamente a mi persona “vocación delictiva” y “planes terroristas” (presentes y futuros),  además del  patrocinio de la denominada RESISTENCIA POPULAR DUARTIANA (que se atribuyó el reciente intento de sabotaje contra la planta eléctrica PALAMARA de La Vega),  supuestos vínculos con el narco-tráfico y complicidad con el sicariato.

Ese semanario se da por enterado de personas físicas identificadas con los planes “terroristas” y de algunas apresadas, algo que esta sociedad desconoce. ¡Que privilegio informativo!

Las alusiones a sectores que se salieron de Fuerza de la Revolución (FR), a “reductos” de esa organización, a “entrenamientos en Colombia y Cuba”, a la no inserción en fórmulas electorales auspiciadas por “algunos sectores de izquierda” -como la mención de mi nombre dentro de ese contexto prefabricado- apuntan en dirección a estigmatizarnos para penalizarnos y reprimirnos. Es una “decantación” interesada, evidentemente dirigida a reactivar determinados zarpazos,  frustrados en el pasado reciente por oportunas denuncias y valiosas reacciones solidarias.

Salí  de la FR en el año 2006 sin estridencias y desechando posteriores controversias infecundas. También lo hicieron muchos/as camaradas convencidos/as de la necesidad de dedicarnos a construir una nueva izquierda, sustentadora de un proyecto de nueva democracia y nuevo socialismo, distanciado de dogmatismos, reformismos, anquilosamiento teórico y autoritarismo centralista. Algo fresco, innovador y creativo dentro de la radicalidad que precisa enfrentar un capitalismo más brutal y destructivo; dentro de la urgencia de cambios profundos en nuestras sociedades a partir del impacto devastador de la restructuración neoliberal.

Algo capaz de impregnar al marxismo creador de raíces y cultura nacional, vocación democrática, fibras patrióticas y espíritu renovador. De combinar la epopeya de abril  con el rearme de la utopía socialista en el nuevo contexto político, económico y cultural latino-caribeño y de la vigencia de sujetos sociales alternativos, posibles protagonistas de las nuevas transiciones revolucionarias.

El MC se fundó en abril del año pasado y sus lineamientos programáticos, como sus normas y posicionamientos políticos, han sido expuestos a la luz del sol. No tenemos nada que ocultar en el combate a este estado delincuente, a este narco-estado, a esta partidocracia corrompida, a esta oligarquía capitalista voraz, a esta policía asesina, a estos cuerpos armados asociados a través de sus cúpulas a todo tipo de mafias y a este imperialismo senil y guerrerista…

No evadimos el compromiso de promover la rebeldía y la insumisión del pueblo frente todas las opresiones, represiones y discriminaciones; procurando, junto a muchos otros sectores revolucionarios, hacerlas multitudinarias, como sucede en no pocas regiones del mundo. Creemos en la democracia de verdad, incluida la democracia de  calle.

Pero acontece que el ladrón siempre juzga por su condición, más cuando tiene el padrinazgo de los súper ladrones y genocidas que detentan el poder en EEUU y en Colombia, auspiciadores ambos un nuevo Plan Cóndor y evidentes cómplices de la narco-corrupción.

Usted y [email protected]  han estado enterado de los planes criminales en mi contra fraguados por el binomio terrorista colombo-estadounidense.

Conocen de nuestra confrontación con la escoria encumbrada en el poder político, económico, militar y policial de este país.

Y, por tanto, no ignoran que el texto comentado persigue darle más “sustento” a las calumnias y estigmas que sirven a la criminalización denunciada, haciéndolas también extensivas a todo el Movimiento Caamañista.

El “medio” que usted dirige está alentando el crimen y la represión,  haciendo las veces de instrumento confiable de una conjura orquestada por el FBI, DAS, CIA, DNI. Su responsabilidad en las posibles consecuencias es inocultable, a no ser que retire la carga  que nos penaliza. Esa reseña apunta contra mi integridad física y la de no pocos revolucionarios/as. No tenemos dudas.

Por eso, de Usted no dar señales inequívocas de rectificación y  reparación del daño, sobre su persona recaerán las consecuencias fatales de esa colaboración con instancias curtidas en el terrorismo de Estado y el para-militarismo asesino.

Sin más por el momento,

Narciso Isa Conde

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *