En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Adriana Paz, un actriz que busca dejar huella en el corazón y el estómago

Adriana Paz, un actriz que busca dejar huella en el corazón y el estómago
Adriana Paz, un actriz que busca dejar huella en el corazón y el estómago

MADRID.- Tiene tres premios Ariel del cine mexicano, pero está nominada al Goya a mejor actriz revelación. Una contradicción que hace sonreír a la mexicana Adriana Paz, para quien lo más importante es que su trabajo “deje huella en la gente, que llegue al corazón, al estómago, y que provoque alguna reflexión”.

Eso es lo que ha logrado con “El autor”, la película de Manuel Martín Cuenca que le ha proporcionado esa nominación al Goya y es lo que consigue también el documental “Tempestad”, candidato en la categoría de mejor película iberoamericana y obra de otra mexicana, Tatiana Huezo.

Doble representación mexicana en la 32 edición de los Goya, a cuya gala llegará este sábado Adriana Paz ya premiada por el hecho de haber trabajado con Martín Cuenca y con Javier Gutiérrez -el protagonista del filme- y por haber trabajado en España, un deseo que tenía desde que vivió en ese país tras estudiar teatro en su México natal.

Volvió a su país para iniciar una carrera con películas como “Rudo y cursi” (2008), “Hilda” (2014), “La caridad” (2016) o “La tirisia” (2014), que fue donde la vio Martín Cuenca, que le ofreció así trabajar en “El autor”, su primer trabajo en España, pero que no será el último.

De momento está en pleno rodaje de la tercera temporada de la serie televisiva “Vis a vis”, donde interpreta a una mujer fuerte y violenta, Altagracia, un registro que le apetecía mucho explorar.

“En mi carrera ha habido muchos personajes increíbles pero que han sido muy vulnerables. Quería algo con más acción, un personaje con violencia pero también con mundo interior, muy masculino”, explica la actriz.

Y seguirá viajando a España todo lo que pueda porque su relación personal con Javier Gutiérrez es muy importante para ella y quieren pasar más tiempo juntos.

Además de que le encantaría volver a trabajar con él porque es “increíble como compañero”. “Es generoso y exigente, pero no un tirano” y además aprendió mucho de él durante el rodaje de “El autor”.

Pero también tiene proyectos en México, donde están su madre y su hijo, y quiere seguir trabajando allí.

“No hay nada que un avión no pueda solucionar”, zanja optimista. “Llevo dos años de nómada, con las maletas preparadas detrás de la puerta y encantada”.

Está feliz por su proyecto televisivo. “Realmente siento que estoy haciendo una película (…) Creo que el compromiso que hay aquí y el tiempo que le dedican a la tele es mayor que el que le ponen en México. Tiene más candela, más interés, arriesgan con actores, la prueba soy yo”, resume.

Pero aún más satisfecha de la película por la que le han nominado al Goya y por una colaboración con Martín Cuenca que superó en mucho sus expectativas.

El director incluso viajó para apenas un fin de semana a México para preparar el trabajo de Adriana Paz y Tenoch Huerta, el segundo actor mexicano del reparto. “Manolo no era solo el director, era parte de nosotros. Es muy amoroso y también muy exigente, pero con mucho respeto”.

“Tenoch y yo estábamos flipando, como dicen aquí”, afirma Paz divertida, que se deshace en elogios con el director. Por el tiempo que da a los actores, por su paciencia, su meticulosidad, por la magia que logra en el set, por la naturalidad que refleja en la pantalla…

Y se enfrenta a la nominación al Goya con tanta alegría como la que su selección produjo en su país, que cuenta con una doble posibilidad en esta edición, con el documental “Tempestad”.

En él, Tatiana Huezo se adentra en la situación de violencia que vive México a través de dos historias muy diferentes.

Por un lado la de Adela, una payasa de circo, que lleva dos décadas tratando de encontrara a su hija, desaparecida cuando se dirigía a la universidad, donde estudiaba Psicología.

Por otro, la de Miriam, detenida y acusada, sin ninguna prueba, de un delito de tráfico de personas, que acaba con ella en una cárcel controlada por un cártel en Matamoros, en la frontera con Estados Unidos, donde estuvo expuesta a una gran violencia.

“No me pude quitar esta sensación de impotencia, de tristeza, de la fragilidad a la que estamos expuestos en México ahora mismo. La situación de Miriam me hizo enfrentarme a mi propio miedo y a mi propia fragilidad”, aseguró Huezo a Efe tras el estreno del filme.

Premiado con el Fénix del cine iberoamericano como mejor documental, “Tempestad” se enfrenta ahora por el Goya con producciones de Argentina (“Zama”), Chile (“Una mujer fantástica”) y Colombia (“Amazona”).

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *