En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Afinar la puntería

Rectificar errores es una cualidad enriquecedora del ser humano,  y hacerlo antes de que una determinación incorrecta afecte a terceros, demuestra que se ha actuado de buena fe.

En el caso de los servidores públicos si bien es cierto que es  preferible que se equivoquen tratando de producir cambios en beneficio de la sociedad, que aquellos que nunca meten la pata por su impasividad, pero están obligados  a afinar mejor la puntería para que  tomar decisiones y dar marcha atrás no se convierta en práctica recurrente.

Es plausible que el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), raudo y veloz haya vuelto sobre sus pasos y haya retirado la decisión comunicada al director del Instituto Tecnológico de Las Américas (ITLA), José Armando Tavárez, en el que le informaba que no sería renovado el acuerdo entre esas dos entidades que conforma el Fondo para la Excelencia Académica, lo que implicaba que 660 estudiantes de todo el país quedaban sin la beca para sus estudios en el ITLA.

La explicación del Indotel desde el punto de vista administrativo era lógica: si la entidad ha padecido una reducción del 50% de su presupuesto lo más razonable es que recorte programas, pero el impacto social sería catastrófico, porque los estudiantes perjudicados viven en una residencia estudiantil que les construyó el Indotel  por sus condiciones de pobreza y lo que todo eso reflejaría sería  falta de continuidad en los compromisos del Estado.

Antes de que el presidente se lo ordenara, Indotel entendió el daño que ese representaría primero para esos estudiantes, pero también para el gobierno y ha hecho una especie de regreso a la posición anterior.

De no haber actuado el Indotel por segunda semana consecutiva tendríamos al presidente Danilo Medina interviniendo para dar marcha atrás a decisiones impopulares de entidades gubernamentales que están normadas por sus respectivos consejos, como ocurrió con la resolución de la Superintendencia de Electricidad que rebajaba la tarifa a pagar del comercio y la pequeña y mediana industria y aumentaba la de la clase media, que le dan un puyón y no vota sangre, con todas las cargas que tiene encima y una de las más irritantes es precisamente la de la electricidad.

El presidente paró eso, como lo había hecho con la decisión del consejo de la Corporación de Acueductos y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), que disponía un reajuste en la exigua tarifa de pago de agua para poder solventar los costos administrativos y  los planes de expansión de la institución.

Pero disposición del presidente también quedó sin aplicar el nuevo impuesto a las placas de los vehículos de motor contenida en la reforma fiscal que el propio Gobierno había hecho aprobar para procurar los recursos que permitieran cumplir el compromiso de aplicar el 4% del PIB a la educación preuniversitaria, y que también había anunciado un plan de solución al estancamiento del desarrollo de Bahía de las Aguilas, pero  que después rectificó devolviendo el caso a donde vivirá inconcluso por los siglos de los siglos.

Aunque todas esas rectificaciones  permiten conservar alta popularidad, no es menos cierto que van dejando un substrato que al mediano plazo puede cobrar altos intereses, porque pueden vender la sensación de que se está ante un Gobierno muy temeroso de las corrientes adversas de opinión, por lo que es persuasible, manipulable.

Ninguno de los graves problemas estructurales se abordan con salidas populistas, las soluciones conllevan sacrificios que tienen que ser compartidos.

Comenta con tú facebook

Comentarios

lo bueno de esto seria que cada funcionario del gobierno, antes de tomar una decicion que vaya a perturbar la buena marcha del servicio en una entidad, tenga la suficiente ponderacion y juicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *