En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Duquesa: Sin Solución

Duquesa: Sin Solución
Duquesa: Sin Solución

El conflicto y las condiciones en el Vertedero de Duquesa, como se dice popularmente, le están dando un paño con pasta.

Lo que comenzó como un problema entre la empresa que lo manejaba y el ayuntamiento de Santo Domingo Norte, ahora se ha agudizado, supuestamente por la lluvia y el mal estado de las vías en el vertedero, lo que ha empantanado aún más el vertido de desperdicios en Duquesa.

[jwplayer mediaid=”225690″]

Pero a quién creerle, esa es la gran interrogante.

Si nos llevamos del ayuntamiento del Distrito Nacional, los problemas se centran en la ineficacia y la falta de gestión técnica, la planificación y la  logística de la administración del vertedero que desde hace unos dos meses está en manos del Santo Domingo Norte.

Sin embargo, el administrador atribuye las largas filas de camiones de la semana pasada a las condiciones de los caminos internos y externos que se convierten prácticamente en un pantano cuando llueve.

En este conflicto está en juego una jugosa suma de dinero que pagan mensualmente los ayuntamientos. Por ejemplo, el Distrito dice que desembolsa siete millones al mes.
Cuando hay dinero de por medio, los conflictos no se esclarecen fácilmente.

Pero aparte del dinero,  lo que está en juego para la población es la salud y lo que expertos entrevistados por SIN han calificado como un problema que podría desencadenar en un brote de enfermedades.

El ministerio de Medio Ambiente ha dicho que no dejará que el conflicto afecte el ambiente. Salud Pública ha pedido públicamente a los alcaldes que se pongan de acuerdo. Pero esas peticiones no han pasado de las palabras a los hechos.

Es hora que el gobierno central entre en el cuadrilátero y tome acción, y no nos referimos al asfaltado de vias, sino a los problemas medulares, el control y el conflicto que envuelve al vertedro, para que los ciudadanos se sientan que alguien está velando por la salud en general y la de los sectores más cercanos al vertedero, que se ven forzados a respirar el hedor que inunda la zona.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *