En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Al compañero Juan Valdez

Al compañero Juan Valdez
Juan Taveras Hernández

Querido compañero Juan Valdez:

PROVIDENCE, RHODE ISLAND, ESTADOS UNIDOS.

No soy medallita de oro para gustarle a todo el mundo. Tampoco pretendo, ni quiero serlo.

No me gusta el consenso porque es propio de pusilánimes en tiempos dictatoriales.

La contradicción y la pluralidad, son elementos propios de la libertad de expresión y difusión del pensamiento, con lo cual he estado de acuerdo siempre.

“No estoy de acuerdo con usted, pero defiendo hasta la muerte el derecho que tiene de expresarse”, dijo alguien.

Y otro dijo: “Sólo los estúpidos no se equivocan”. ¡Siempre están equivocados!

Por otro lado, querido compañero, la verdad es un espejo roto. Cada quién tiene un pedazo, solo los hechos dicen quién tiene la razón.

No suelo leer los comentarios, a favor o en contra,  que generan mis artículos en el vespertino El Nacional, como en otros medios digitales donde se reproducen,  algo que agradezco infinitamente.

Yo solo digo lo que pienso. No busco complacencia ni aplausos. Adhesión, ni rechazo. Soy libre. Solo eso, querido compañero.

La autenticidad es un valor que se ha perdido en nuestro medio. La gente quiere vivir de poses, engañándose a sí mismo y engañando a los demás.  No es mi estilo.

Yo vengo de la izquierda revolucionaria y del marxismo-leninismo. Mis virtudes y defectos ideológicos resultan de esa práctica y de esa formación a la que no puedo renunciar aunque quiera. Estoy muy viejo para cambiar. Soy un izquierdista que milita en un partido derechista. ¡Qué vaina y que contradicción!

No escribo ni hablo por encargo. No soy un mercenario de la comunicación. Mucho menos un sicario de los que abundan hoy día en la prensa. Nadie me paga por decir lo que digo. Tampoco nadie me ordena decir lo que digo. Soy el único responsable de lo que digo o escribo. Nadie más.

No siempre tengo la razón. Me equivoco constantemente. Y qué bueno que sea así porque es la mejor manera de entender que no soy infalible, que soy humano. A mí tampoco nada “humano me es ajeno”.

La discusión que han originado algunos de mis artículos entre compañeros y compañeras del Partido Revolucionario Dominicano residentes en Estados Unidos me satisface enormemente porque refleja un nivel de madurez que ya quisieran los compañeros de Santo Domingo y el resto del país tener.

El PRD tiene que convertirse en un verdadero partido político donde se respeten sus estatutos y sus organismos.  Desde hace muchos años el PRD dejó de ser un partido para convertirse en una federación de grupos que solía unirse en los procesos electorales. Miguel Vargas se encargó de que eso no ocurriera durante la campaña electoral pasada. Al contrario, traicionó al PRD para que no llegara al poder.

El PRD de hoy no tiene espíritu de cuerpo. Ni vocación de poder, ni ideología que lo guíe. Tampoco tiene una estructura organizativa poderosa que le permita accionar en estos momentos de crisis en que la democracia y el país están en peligro.

Es tarea de los compañeros y compañeras de Estados Unidos, Europa y el país,  reconstruir al PRD sobre bases políticas e ideológicas que lo diferencie de los demás partidos; dotándolo de una estructura orgánica  alrededor de los colegios electorales, fortalecer los frentes de masas y demás instituciones internas. Es obligatorio, además, disciplinarlo haciendo cumplir estrictamente los estatutos. Solo así el PRD podrá ponerse en condiciones de alcanzar el poder más temprano que tarde, por la vía electoral o por cualquier otra. Pero eso no es posible con Miguel Vargas.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *