x

Al menos 20 muertos y 30 heridos en enfrentamientos entre pastores y campesinos

Nigeria

"Sólo se trata de dos seres humanos que tuvieron un altercado y, por coincidencia, uno de ellos resultó ser un pastor y el otro un agricultor", explicó Shipi.

Imagen sin descripción

Lagos.- Al menos veinte personas murieron y treinta resultaron heridas en un nuevo conflicto entre pastores y campesinos que empezó el pasado lunes en el centro de Nigeria, donde este tipo de choques son habituales, informó este miércoles a EFE un líder de la sociedad civil.

«Por lo que hemos podido saber de los líderes comunitarios y las agencias de seguridad, los atacantes han matado al menos a veinte personas y no menos de una treinta resultaron heridas», dijo a EFE el presidente de la Coalición de Jóvenes de Nacionalidades Étnicas del estado nigeriano de Plateau (donde ocurrieron los hechos), Paul Dakete.

Los altercados empezaron este lunes en la localidad de Mangu, aseguró Dakete, cuando un pastor del pueblo fulani (mayoritariamente musulmán) atacó a un residente de esa localidad, donde los lugareños contraatacaron.

«Muchas personas resultaron heridas y muchas casas, tres iglesias y una mezquita se quemaron durante el tumulto», señaló el activista de la sociedad civil.

«Escuchamos que los fulani han prometido matar a tantos lugareños como sea posible y no nos sorprendió que atacasen de nuevo hoy», añadió.

Ante este escenario, el gobernador del estado de Plateau, Caleb Mutfwang, ordenó este martes un toque de queda en Mangu y sus alrededores, pero Dekete lamentó que las fuerzas de seguridad no están haciendo nada para parar estos ataques.

«Sólo las personas con trabajos esenciales pueden moverse dentro de la zona del gobierno local (de Mangu) hasta nuevo aviso», afirmó en un comunicado del portavoz del gobernador de Plateau, Gyang Bere.

El asesor especial en seguridad del gobernador de Plateau, el general de brigada, Gakji Shipi, por su parte, indicó en una rueda de prensa que este incidente no es «político ni tiene nada que ver con la crisis de agricultores y pastores».

«Sólo se trata de dos seres humanos que tuvieron un altercado y, por coincidencia, uno de ellos resultó ser un pastor y el otro un agricultor», explicó Shipi.

El estado de Plateau está en la línea divisoria entre el norte mayoritariamente musulmán de Nigeria y el sur mayoritariamente cristiano, y durante años ha soportado tensiones étnicas y religiosas.

En este estado son habituales los enfrentamientos entre comunidades de campesinos, mayoritariamente cristianas, y pastores del pueblo fulani, principalmente musulmanes, por diferencias sobre el uso de la tierra y los escasos recursos naturales disponibles.

Comenta con facebook