En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Aliento al nuevo jefe policial

Al escuchar al nuevo Jefe de la Policía Nacional en el almuerzo de esta semana del Grupo de Comunicaciones Corripio, no pude resistir una oleada de esperanza que crecía en la medida en que el mayor general Manuel Castro Castillo respondía los cuestionamientos que siguieron a su magnífica exposición inicial sobre la necesaria reforma de la institución que dirige.

Tanto me entusiasmó escuchar su concepción de la misión policial, la sinceridad y hasta su honradez autocrítica que lo observé fijamente para ver si estaba frente a un actor recitando lo que el auditorio quería escuchar. Todavía al despedirnos me pregunté si este hombre de origen humilde, por cierto que de la barriada capitalina de Mauricio Báez, no será absorbido por las mieles del poder, por los grandes intereses creados, por la cultura autoritaria y de riqueza y por el culto a la personalidad asociados a los altos cargos públicos.

Recordé otros jefes policiales que llegaron al cargo con altísimos propósitos y comenzaron muy bien, pero poco después torcieron el rumbo. Hubo uno en especial, el general Jaime Marte Martínez, que conocedor de mi criticidad frente a la vieja concepción policial como cuerpo represivo y de negocios, me invitó a una reunión con su estado mayor para que escuchara los informes regionales y el balance de sus primeros meses de gestión. Los logros y cambios introducidos eran impresionantes, incluyendo una drástica reducción de las ejecuciones extrajudiciales. Meses después todo aquello se fue esfumando, y el proyecto de reforma policial que sometió el presidente Hipólito Mejía  y aprobó su congreso resultó una verdadera caricatura.

El general Castro Castillo fue enfático en resaltar la necesidad de una reforma profunda que transforme la institución y la ponga en capacidad de prevenir la delincuencia y perseguirla con métodos y tecnologías eficientes y acordes con los tiempos. Plantea un “cambio en el pensamiento filosófico” que actualice la gestión policíal dejando atrás prácticas históricas de represión y autoritarismo propios de la dictadura trujillista y de la guerra fría.  Apuntó que la PN se quedó atrás en el proceso de transformación de la mayoría de los cuerpos policiales de América Latina.

Habló de una policía vinculada a la comunidad, a las exigencias actuales de una sociedad que quiere un fortalecimiento de las instituciones del Estado, prometiendo impulsar un nuevo modelo policial, a partir de la profesionalización.. Para iniciar proclamó que para dirigir cualquier departamento será imprescindible ser egresado de la academia de estudios policiales.

Acompañaban al general Castro Castillo varios oficiales que conocí en ocasiones en que era invitado a dictar conferencias en el Instituto Superior de Estudios Policiales, y me recordaron la franqueza con la que exponía mis expectativas de dignificación de la misión policial.

He confrontado los viejos métodos, la represión y los abusos policiales, pero nunca me he olvidado de que son auspiciados por gobernantes,  políticos, empresarios, comunicadores y hasta religiosos, que reclaman mano dura y que creen que van a tener una policía eficiente pagando todavía salarios de 6 mil pesos a los rasos y cabos, de 7 mil a los sargentos,  de 9 mil 500 a los cadetes, de 11 y 12 mil pesos a los tenientes, de 21 mil a los coroneles y 34 mil a los generales.

El régimen salarial, el suministro de equipos, de ropa y zapato, la seguridad social y familiar, son elementos claves de la reforma y de la dignificación policial, sin los cuales no podremos evitar que muchos terminen asociados a la delincuencia y el tráfico ilegal  como forma de vida, o que dediquen la mayor parte de su tiempo a buscarse la subsistencia en el pluriempleo.

Quiero dejar constancia del entusiasmo  que me despertó el general Castro Castillo y mi  reconocimiento a presidente Danilo Medina que lo escogió, con la esperanza de  que  este gobierno impulsará una profunda reforma de la Policía Nacional. Ahí es donde se requiere la mano fuerte. Es imprescindible para revertir el auge de la delincuencia en todas sus expresiones, que es un fenómeno muy complejo en una sociedad tan desigual, de tanta ostentación y corrupción.-

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *