Ir arriba
Jueves 13 de agosto, 2020
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados
  • Nuevos casos
  • Fallecidos total
  • Nuevos fallecidos
  • Recuperados
  • Críticos
  • Pruebas
<< Mapa interactivo >>

Alonso y Renault: apostar por 2022 es la decisión adecuada

Alonso y Renault: apostar por 2022 es la decisión adecuada
Alonso y Renault: apostar por 2022 es la decisión adecuada

REDACCIÓN DEPORTES.- Apenas 48 horas después de que Renault anunciara el fichaje de Fernando Alonso, Cyril Abiteboul, el jefe del equipo francés, reveló que el asturiano le había pedido sacrificar 2021 y pensar directamente en 2022.

A muchos les puede sorprender esta afirmación porque Alonso podría tener prisa por volver a ganar, porque quiere competir desde el primer momento. Pero Fernando de carreras sabe y mucho. Conoce, por su paso por Ferrari y McLaren, lo complicado y largo que es hacer un coche ganador, que muchas veces las cosas se tuercen… y que un cambio de reglamento, como sucederá en 2022, es una ocasión única para acortar etapas: los que tienen ventaja pueden perderla al tener que partir de cero en aspectos clave.

La lección de ‘sacrificar para ganar’ la tiene asumida desde sus comienzos con Renault. ¿Recuerdan aquel primer año con el motor V10 a 110º? Sobre el papel tenía ventajas innegables: era muy bajo, lo que beneficiaba la resistencia aerodinámica y además colocaba el centro de gravedad del coche más bajo que un convencional V10 a 72º o 90º. Era algo más ancho, pero a diferencia de un bóxer permitía aprovechar de forma bastante eficaz el efecto suelo. Pero Renault tenía algunos problemas de vibraciones que limitaban potencia, el régimen máximo –17.800 revoluciones por minuto en lugar de las 19.000 de otros motores– y fiabilidad.

En 2004 la FIA comenzó a limitar el número de motores para la temporada: aunque ese año se iba a permitir un motor por Gran Premio, en 2005 iba a ser un motor por cada dos Grandes Premios. Renault cogió el toro por los cuernos, detuvo en 2003 el motor a 110º y diseñó uno nuevo, un V10 a 72º –la configuración que es un poco más alta, eleva el fondo de gravedad, pero amplía las posibilidades de jugar con el fondo del coche para mejorar la carga aerodinámica–. La potencia aumentó en casi un 10%, de 830 a 900 caballos de potencia y… ¡en 2005 fue campeón!

«Soy consciente de cómo están las cosas. Estos dos años no he vivido en una burbuja. He seguido la Fórmula 1 por televisión y sé que este año hay una sola escudería capaz de ganar y que eso debe seguir así en 2021. Nosotros vamos a concentrarnos en nuestro propio programa», señaló Fernando en declaraciones a la revista francesa Auto Hebdo.

«Espero que las reglas de 2022 hagan este deporte más igualado, que existe una competencia más cerrada entre varios equipos y sea más difícil buscar trucos que marquen la diferencia. Sé lo que me espera en 2021 y espero mucho de 2022. Tenemos tiempo suficiente para trabajar en este proyecto y crear la dinámica adecuada. Nos hemos unido para construir juntos una base sólida, que nos permite confiar en ella. Renault tiene todos los ingredientes: inversión, estructura y conocimientos técnicos», añadió.

La jugada es similar, aunque esta vez con chasis y aerodinámica. Alonso tiene claro que, con la exigencia de usar en 2021 el mismo coche que en 2020, poco se puede avanzar. Y por el contrario, lo importante es centrar presupuesto y recursos, humanos y técnicos, de cara a 2022 desde este mismo momento, cuando todavía no ha entrado en vigor la limitación presupuestaria. Si se llega rezagado a 2022, ese retraso puede tardar cinco años en recuperarse.

La jugada coincide, además, con la decisión que Abiteboul ya había tomado el año pasado, cuando las reglas nuevas debían entrar en vigor en 2021. Los mínimos ajustes para intentar luchar por la cuarta plaza de constructores y trabajar para 2021. Así, justo antes de acabar 2019, el jefe de Renault decía que eran el equipo más avanzado de cara a las nuevas reglas.

El covid-19 ha retrasado la entrada en vigor de éstas, tiempo de oxígeno que será bienvenido por Renault, que seguía trabajando en esta dirección. Es algo que Fernando conocía muy probablemente desde la primera conversación con los franceses y en lo que estaba completamente de acuerdo.

Mercedes o Ferrari pueden permitirse –por presupuesto y personal– trabajar en paralelo para 2021 y 2022. Renault, sin tantos recursos –Abiteboul dijo el pasado año que no iba a contratar más técnicos para luego despedirlos cuando entrara en vigor el límite presupuestario–, debe priorizar. Alonso lo sabe y está de acuerdo.

-->
Suscríbete a (Noticias SIN) y Súmate a las transmisiones en vivo a través de nuestro canal de Youtube y todas nuestras redes sociales. ¡Noticias SIN gira a la par del mundo!
Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *