X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 240,201
  • Nuevos casos 203
  • Fallecidos total 3,118
  • Nuevos fallecidos 12
  • Recuperados 192,651
  • Críticos
  • Pruebas 1,211,717
<< Mapa interactivo >>

Alta comisionada de la ONU pide colaboración con la Justicia internacional

Alta comisionada de la ONU pide colaboración con la Justicia internacional
Alta comisionada de la ONU pide colaboración con la Justicia internacional

Navi Pillay

Ginebra.- La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, instó este jueves a la comunidad internacional a luchar contra la impunidad y colaborar con la Justicia internacional para depurar las responsabilidades en violaciones masivas de los derechos fundamentales.

En una rueda de prensa en la que hizo una evaluación de lo acontecido en la primera mitad del año, Pillay defendió el papel de la Corte Penal Internacional (CPI) y de su fiscal, Luis Moreno Ocampo, en la persecución de crímenes contra la humanidad, de guerra y genocidios.

«Es importante que el señor Ocampo sea asistido por la comunidad internacional para cumplir el mandato que ha recibido y que consiste en investigar y llevar ante la Justicia a los sospechosos de crímenes graves», comentó frente a una pregunta sobre la orden de arresto que ése emitió contra Muamar el Gadafi, su segundo hijo, Saif al Isam, y el jefe del espionaje, Abdulá al Senusi.

A ese respecto, la alta comisionada recalcó que «no se trata de una decisión política, no es algo que (Ocampo) haga porque quiere» e insistió en que cuando se toma una decisión de ese tipo es porque «los jueces han examinado cuidadosamente los hechos» y han encontrado elementos que la sustentan.

Por ello, pidió cooperación para la ejecución en general de las órdenes de arresto emitidas por el fiscal Ocampo.

Momentos después, Pillay reconoció sentirse «decepcionada» por la reciente visita a China del presidente de Sudán, Omar al Bachir, también reclamado por la CPI por crímenes de guerra y genocidio en Darfur, donde 300.000 personas han muerto desde 2003.

«Me siento desalentada cuando un Estado no cumple su responsabilidad y en este caso particular hubo la oportunidad», indicó.

De otra parte, la alta comisionada elogió la «primavera árabe», inspirada inicialmente por los levantamientos populares pacíficos en Túnez y Egipto, y que llevaron a la caída de los regímenes tiránicos en ambos países.

Denunció la «reacción violenta» y la «moda represiva» con la que luego los gobiernos de Yemen, Bahrein, Libia y Siria respondieron a las protestas, «provocando la pérdida de miles de vidas, torturas, detenciones arbitrarias, desapariciones y otras violaciones».

Destacó que ocurrió de otro modo en «Jordania, Marruecos y Argelia» que también experimentaron protestas, pero a las que sus respectivos gobiernos «supieron responder con reformas positivas».

«No sabemos cómo terminarán todos estos eventos, y en Libia y Siria, particularmente, la escalada de violencia y el número de víctimas ha alcanzado niveles alarmantes», mientras que «las soluciones pacíficas no se ven en el horizonte», apuntó.

En otro pasaje de su rueda de prensa, Pillay felicitó a Uruguay y Guatemala por su voluntad de poner fin a la impunidad de crímenes cometidos durante pasadas dictaduras.

Al presidente uruguayo le felicitó por haber aprobado un decreto que permite reabrir las investigaciones de violaciones de los derechos humanos durante la dictadura, y a Guatemala por la captura de un general retirado relacionado con masacres de indígenas en la época del conflicto armado.

Sin embargo, Pillay lamentó que a pesar de los avances positivos que pudo enumerar, el dinero destinado a mejorar los derechos humanos sea cada vez más escaso.

Precisó que del presupuesto global de la ONU -de 5.100 millones de dólares- «apenas el 2,8 por ciento se dedica a derechos humanos», mientras que se observa una importante baja en las contribuciones voluntarias de los países.

«El año pasado, por primera vez, experimentamos un fuerte recorte cuando el importe de esas contribuciones fue sólo de 109 millones de dólares, 11 millones menos de lo que en realidad gastamos», explicó.

En ese sentido, sostuvo que no se le debería pedir a su oficina que asuma más trabajo si no recibe una financiación apropiada del presupuesto regular de la ONU.

Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *