En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Alternabilidad en el gobierno

Si el Partido de la Liberación Dominicana no estuviera en el poder el expediente de Odebrecht estaría muy avanzado en la justicia.

Si el presidente de la República no fuera Danilo Medina, cuyo asesor de campaña electoral, Joao Santana está preso en Brasil por corrupción,  el caso Odebrecht marcharía a toda velocidad en los tribunales, con sus consecuencias penales.

Todo parece indicar que Odebrecht financió las campañas electorales de Danilo lo cual impide que el caso llegue “hasta sus últimas consecuencias”.

Si el PLD estuviera en la oposición hace tiempo que los nombres de los senadores que aceptaron 3.5 millones de dólares en sobornos para la compra de los aviones Súper Tucano probablemente estarían en la cárcel.

Si el Procurador General de la República no fuera un subalterno del presidente otro gallo cantaría en el Centro de los Héroes y el pánico estaría rondando como fantasma por los pasillos del Palacio Nacional.

Si el partido de gobierno fuera otro, no el PLD, los que recibieron más de 92 millones de dólares en soborno ya habrían sido sometidos a la justicia. ¡Hace tiempo que supiéramos sus nombres!

Pero es el mismo partido que gobierna el país desde hace muchos años. (Los bomberos no se pisan la manguera entre sí)

En Perú, Panamá, Ecuador, Colombia  y Brasil, entre otros países, los expedientes han caminado velozmente porque los partidos que fueron opositores hoy son los que gobiernan. (Correa no se puede reelegir)

Cuando un partido se mantiene en el poder durante muchos años la Constitución se convierte en “un pedazo de papel” al servicio de los corruptos que no pagan consecuencia alguna por sus hechos.

Cuando un partido controla los poderes del Estado, el peligro de una dictadura es inminente, precisamente  porque no hay contrapeso, lo cual va en detrimento de la libertad, la justicia y el bienestar colectivo.

Los casos de corrupción que se han producido en los últimos años no han sido castigados porque es el mismo partido que gobierna. No hay temor. Los compañeros del PLD se protegen unos y otros. Se conocen bien, saben lo que tienen y como lo obtuvieron; conocen sus esposas, sus hijos, sus amantes. Las diferencias políticas entre ellos  no son antagónicas. Saben que es mejor y más saludable estar arriba con presión que abajo (en la cárcel) con depresión.

En el 2000 el PLD perdió las elecciones y asumió el mando el PRD. Muchos fueran sometidos a la justicia y algunos terminaron en la cárcel, aunque luego los expedientes se desvanecieron, primero por falta de voluntad política y segundo por la debilidad del sistema de justicia, lo que permitió que el PLD volviera al gobierno en el 2004 con el mismo presidente y los mismo funcionarios que antes estuvieron en la cárcel o sometidos a la justicia. ¡Uf!

Cuando el PLD volvió al poder en el 2004 sus líderes juraron no abandonar el poder jamás para no pasar por la amarga experiencia de verse sentados en el banquillo de los acusados o en la cárcel de Najayo.

Lo primero que hizo fue corromperse a sí mismo, después  corrompió los partidos de “oposición”, el Congreso, Justicia, Fuerzas Armadas, Policía, las iglesias, la prensa, los periodistas, las asociaciones profesionales, etc.

Para lograr ese control el PLD gasta más de cien mil millones de pesos todos los años. Ha manejado más dinero que todos los presidentes desde 1844 a la fecha sin resolver, UNO, de los problemas nacionales. (Los únicos problemas que ha resuelto el PLD han sido los de sus principales dirigentes y líderes que hoy ostentan fortunas inimaginables.

Si queremos terminar con la corrupción y la impunidad  que corroe la sociedad dominicana, y echar el país hacia adelante, es obligatorio sacar al PLD del poder. De lo contrario, “¡a Dios que reparta suerte!”

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *