x
17 Abril 2024

Ante la debacle progresista, un órgano nuevo

Enfoque
Imagen sin descripción

A manera de introducción

1.- He superado las maldiciones que me han lanzado adversarios políticos; los celosos, amigos convertidos en traidores, familiares engañosos y momentos críticos y decisivos en los cuales ha estado en situación difícil mi propia existencia.

2.- Puedo considerarme bienaventurado, por los contratiempos y daños imprevistos que he tenido que soportar, y haber llegado a la tercera edad con vida y cierta lucidez para retener vivencias.

3.- Conservar en mi mente hechos acaecidos en el curso de los primeros años de juventud, me permite establecer comparación y apreciar épocas distintas; el proceder político de algunas personas y su incidencia en hechos de naturaleza política.

4.- Puedo dar testimonio de la presencia de mujeres y hombres que todavía viven, en grandes movilizaciones de masas que se dieron en la ciudad capital y Santiago de los Caballeros, en todo el curso desde los años de 1961 hasta 1966, y solamente en Santiago desde este último año hasta el presente.

I.- Ascendencia de las organizaciones progresistas

5.- He procedido a escribir los párrafos anteriores para justificar las razones por las cuales estoy en condiciones de explicar con conocimiento de causa lo que expongo a continuación.

6.- En todo el espacio de tiempo transcurrido desde la mitad del año 1961 hasta 1990, el Partido Revolucionario Dominicano -PRD- y la izquierda dominicana, tenían incidencia total en el movimiento democrático nacional. En algunos sectores organizados, especialmente en el estudiantil, de obreros rurales y urbanos, e intelectuales, se notaba la preeminencia de personas progresistas.

7.- En los núcleos de estudiantes universitarios, como la Federación de Estudiantes Dominicanos- FED- y FRAGUA, y a nivel secundario, la Asociación de Estudiantes Secundarios- ANES- y otros, el pensamiento renovador tenía absoluto dominio. Entonces, a qué se debe, qué pasó, cuál es el motivo por el cual ha desaparecido la preponderancia de esas ideas de progreso que anunciaban la llegada de un luminoso porvenir para el país.

II.- Decadencia de las organizaciones progresistas

8.- El objetivo de este escrito, no es plantear a causa de qué; por culpa de quién o de quiénes; como consecuencia de qué; en vista de qué, o cuáles fueron las faltas cometidas por la izquierda dominicana, que la han llevado a estar, hoy, sin notoriedad en los asuntos de gran interés nacional.

9.- Aquellos errores cometidos en el pasado por hombres y mujeres progresistas, han dejado al pueblo dominicano a la voluntad de la voraz e insaciable minoría nacional y su aliado, el imperio.

10.- Lo peor es que la minoría gobernante no cuenta con adversarios en condiciones de hacerle oposición para que cambie la amarga existencia de los oprimidos, de los que en la actualidad son víctimas de la desigualdad.

11.- La permanente mendicidad que sufre la gran mayoría del pueblo dominicano de a pie, toca en lo más profundo las fibras sensibles de quienes se apiadan de los pesares de los que carecen de lo indispensable para vivir con dignidad.

12.- Causa angustia e indignación ver como la desesperación se apodera de los pobres, cuando por motivo de un ciclón o tormenta, se ven en la necesidad de salir despavoridos, abandonar sus casuchas y llevar encima sus escasos féferes.

13.- Aquella fuerza política que de manera honesta interpretaba el sentir de las masas desposeídas, ya no cuenta, su incidencia es nula, porque no sirve para modificar el modo de vida pesaroso que han impuesto los dueños del poder del Estado dominicano.

14.- Aquellos juicios equivocados y las falsas apreciaciones de las condiciones objetivas y subjetivas; las incorrectas decisiones de líderes honestos, pero dominados por emociones, dejaron al pueblo sin organizaciones que hoy sirvieran de contrapeso a la prepotencia minoritaria que a su antojo y capricho ha gobernado.

III.- Un nuevo instrumento de lucha

15.- Ante la debacle del movimiento progresista organizado dominicano, y para volver a darle al pueblo un sólido instrumento de lucha para su liberación, se impone reajustar, para luego activar y reagrupar a clases sociales y sectores muy diversos con sentir patriótico y democrático.

16.- Hombres y mujeres de sanos sentimientos, deben trabajar sin prejuicio alguno para hacer posible el nacimiento de una organización que tenga como finalidad quitarle a la minoría nacional y a su aliado extranjero, el poder del Estado, sus instituciones, así como el gobierno central.

17.- Es cuestión de que se unan personas honestas en las cuales esté muy definida la lealtad, y dejando bien claro que en un organismo heterogéneo desde el punto de vista clasista, convergen intereses diversos, que van desde los trabajadores del campo y la ciudad, pasando por la diversidad de la clase media, hasta la burguesía nacional.

18.- La gente buena del país, no debe continuar aceptando de manera cómplice, que un grupito de personas que históricamente se han apoderado del Estado y el gobierno lo sigan utilizando para su provecho personal.

19.- Todo se reduce a constituir un nuevo instrumento de lucha política y social, con objetivos definidos de alcanzar el poder del Estado para ponerlo a disposición y alcance del pueblo, pero nunca, jamás al servicio de grupos económicos minoritarios.

20.- Procede trabajar para tener un mejor país, y que sea para el disfrute de todas y de todos. Debemos bregar para que nuestro pueblo sea feliz en lo material y espiritual. Marchar, andar para no seguir viendo a los pobres que cada día son más y sin esperanza de ser menos, bajo el actual modelo que fomenta la desigualdad de oportunidades.

Santiago de los Caballeros,
28 de agosto de 2023.

Comenta con facebook