En Vivo

Se un periodista y comparte las incidencias de tú comunidad con nosotros

Whatsapp
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ante la tragedia de Villas Agrícolas

Ante la tragedia de Villas Agrícolas
Mario Rivadulla

Salvo contadas excepciones, a todos nos consternó y conmovió la tragedia registrada en Villa Agrícolas con la explosión ocurrida en la empresa Polyplas Dominicana.   En general la mayoría de la población también estuvo esperando por una información mas precisa de las razones que motivaron el trágico accidente.  Esta no podía obtenerse de inmediato sino después que los técnicos pudieran determinar las causas del mismo.

Como ocurre casi siempre, durante el vacío de escasos días que mediaron entre el suceso y el informe de lo ocurrido, no faltaron los rumores malsanos y las mas fantasiosas especulaciones. Desde la teoría de la conspiración hasta el número de muertos que una persona de criterio ligero y con ánimo alarmista que recogió un diario matutino  aseguró que eran más de cuarenta.

Ya hoy este lunes, sin embargo, en un extenso comunicado que publica la empresa Polyplás Dominicana y que apareció a página completa en la prensa matutina, se ofrecen detalles de las causas que llevaron al catastrófico accidente que destruyó la mayor parte de sus instalaciones, provocó siete muertos como  trágico saldo que dejan en orfandad a trece niños así como decenas de heridos y lesionados, la mayor parte de los cuales por suerte ya han podido retornar a sus hogares, si bien bajo el impacto emocional de tan traumática experiencia.

De acuerdo a la lectura del comunicado, el inicio del incidente que condujo a tan trágico desenlace, fue una fisura en la manguera del tanquero que estaba rellenando los depósitos de gas natural de la empresa. Un informe preliminar de los bomberos confirma el escape al tiempo que reporta fallas en la aplicación del sistema de seguridad durante el proceso, sin que pudieran comprobar el funcionamiento de las alarmas de emergencia, la existencia de dispositivos de detección de escapes y un sistema automático de supresión de incendios.

En el relato de la empresa se hace énfasis en que el protocolo de evacuación que forma parte de las medidas de control de la industria siniestrada, permitió la salida ordenada de 282 miembros de su personal del total de las 289 personas que se encontraban dentro de sus instalaciones.   Al  mismo tiempo la empresa reitera el compromiso de prestar asistencia, tanto a las familias de quienes perdieron la vida como a los demás afectados.

De destacar la labor de los bomberos y los rescatistas. Como en tantas ocasiones pusieron en riesgo su seguridad una vez más por cumplir con su dedicada y solidaria misión.  El gobierno por su parte se ha apresurado a acudir en auxilio de los habitantes de la zona que resultaron afectados. Ya el fin de semana fueron remozadas decenas de viviendas en tanto el Plan Social entregó colchones y electrodomésticos y se está procediendo a la reparación de cuatro planteles educativos que sufrieron daños mayores.  También se está prestando asistencia psicológica.

Obviamente ya nada podrá devolver la vida a las víctimas del infortunado suceso.  Pero si podemos y debemos derivar experiencias de este hecho infortunado.

Por un lado quedó en evidencia que no disponemos de una brigada especializada y dotada con equipamiento moderno para este tipo de situaciones, como la que envió de ayuda la Alcalde de San Juan a solicitud del mayor del Distrito Nacional.   Esta carencia es tanto mas requerida por cuanto además de estar expuestos a la ocurrencia de tormentas tropicales, la falla sísmica de nuestro territorio nos hace vulnerables a la de terremotos que en distintos tramos de nuestra historia han causado daños catastróficos.

Por otra parte, la necesidad de mantener una estricta supervisión sobre la existencia de todas las medidas requeridas de control en las empresas y negocios que trabajan con materiales de alta combustión así como el entrenamiento de personal calificado para su manejo,  tanto para garantizar la integridad de la empleomanía que labora en los mismos como evitar la ocurrencia de situaciones catastróficas que puedan provocar víctimas inocentes y daños en el entorno.

Finalmente,  queda en evidencia una vez mas la forma caótica e irresponsable en que ha crecido la ciudad de Santo Domingo, donde conviven en estrecha vecindad empresas y negocios que operan con materiales de alto riesgo con viviendas, escuelas, iglesias y centros de asistencia pública, creando situaciones que tornan apremiante el plan de reordenamiento territorial en forma racional y sensata,  armonizando intereses y seguridad pero dando siempre prioridad a esta última.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *