En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Argentina y Brasil, estandartes en la Berlinale del poderío latinoamericano

Argentina y Brasil, estandartes en la Berlinale del poderío latinoamericano
Argentina y Brasil, estandartes en la Berlinale del poderío latinoamericano

Berlinale

BERLÍN.- Latinoamérica se mostrará como potencia en auge en la Berlinale con una nutrida representación encabezada por las aspirantes a Oso “El premio” y “Un mundo misterioso”, de los argentinos Paula Markovitch y Rodrigo Moreno y por la brasileña “Tropa de Elite 2”, de Jose Padilha, en una sección paralela.

El festival de Berlín siempre es buena plaza para el cine latinoamericano, más desde que en 2001 Dieter Kosslick asumió su dirección, y la edición 61 de la muestra, que se celebra entre el 10 y el 20 de febrero y presentada hoy oficialmente, lo corrobora con creces.

Dos latinoamericanos están entre los 16 títulos de la competición oficial, “El Premio” -coproducción entre México, Francia, Polonia y Alemania- y “Un mundo misterioso” -Argentina, Uruguay y Alemania-, mientras que Panorama Special proyectará la segunda parte de la vibrante “Tropa de Elite” de Padilha, Oso de Oro en 2008.

Se trata, en lo que respecta a las concursantes, de dos filmes “de estilo muy distinto, ambos exponentes del buen momento latinoamericano”, en palabras de Kosslick, que aúnan además algunos de los ingredientes “afines” al director del festival.

Markovitch debuta como directora con un filme que ha recibido el apoyo del fondo World Cinema de la Berlinale y que se ha rodado en México, centrada en una mujer marcada por la dictadura y su hija de pocos años.

Lo que ocurre alrededor de ellas se descubre a través de silencios y desde una “perspectiva distinta” a la habitual al tema de la dictadura argentina, según descripción de Kosslick.

Es un filme dirigido por una mujer -otra preferencia confesa de Kosslick- y avalada además por la trayectoria de Markovitch como guionista del mexicano Fernando Eimbcke, premio Especial del Jurado y Fipresci en la Berlinale de 2008 con “Lake Tahoe”.

Moreno, ganador en 2006 del premio Alfred Bauer -el fundador del festival- con “El custodio”, regresa a competición con un film para “amantes, como yo, del tempo lento”, en palabras de Kosslick, que trata de un conductor en pos del misterio del aparcamiento perfecto.

Ambos cineastas argentinos buscarán el Oso, lo mismo que lo harán, en cortometrajes, “La calma”, del peruano Fernando Vilchez Rodríguez, y “La ducha”, de la chilena María José San Martín.

En Panorama, la segunda sección más importante del festival, se proyectará “Medianeras”, el debut del argentino Gustavo Taretto, mientras que su compatriota Nicolás Carreras exhibirá “El camino del vino”, un film centrado en “la pérdida del gusto y del olfato”.

El cine latinoamericano será “especialmente fuerte” en Forum, destacó Christoph Terhechte, el director de esta sección, que destacó la presencia argentina.

Por Argentina acuden “Ausente”, de Marco Berger, y “Ocio”, de Juan Villegas; de Colombia, “Karen llora en un bus”, de Gabriel Rojas Vera; de Chile, “El mocito”, de Marcela Said, y por parte de Brasil, “Os residentes”, de Tiago Mata Machado.

Generation, destinada al público juvenil, mostrará la peruana-argentina “Las malas intenciones”, de Rosario García-Montero, la venezolana-peruana “El chico que miente”, de Marité Ugás; la brasileña “Ensolarado”, de Ricardo Targino; la chilena “Blokes”, de Marialy Rivas, y la paraguaya “Calle última”, de Marcelo Martinessi.

La presencia latinoamericano alcanza incluso las Perspectivas del Cine Alemán, a través de “Dígame – Sag mir”, rodada por la directora Josephine Frydetzki en Buenos Aires, con motivo del bicentenario de la independencia de los países latinoamericanos.

Queda garantizada así una más que extensa panorámica sobre Latinoamérica desde Berlín, un festival cuya nómina de galardonados acumula numeros nombres de la región, de los que el último fue la directora Claudia Llosa, Oso de Oro en 2009 con la hispano-peruana “La teta asustada”.

La buena sintonía entre la Berlinale y Latinoamérica arrancó de 1998, año en que la brasileña “Central do Brasil”, de Walter Salles, se llevó el Oro, y se acentuó con la llegada de Kosslick, en 2001, a la dirección de la muestra.

Ese año, la argentina Lucrecia Martel despuntó con el premio a la mejor opera prima con “La ciénaga”. Le siguieron, en 2004, “El abrazo partido”, de su compatriota Daniel Burman, Gran Premio del Jurado y Oso de Plata al actor Daniel Hendler.

Dos años después llegó el turno a “El Custodio”, de Moreno, y al siguiente “El otro”, del también argentino Ariel Rotter, que obtuvo el Gran Premio del Jurado, más la Plata a su actor Julio Chávez.

Otro argentino, Adrián Biniez sumó en 2009 el Gran Premio del Jurado, el Alfred Bauer y el de mejor opera prima con “Gigante”; y, por parte de México, los citados premios a “Lake Tahoe” de Eimbcke.

Varias de estas producciones habían contado con la ayuda previa del fondo World Cinema, creado por la Berlinale para apoyar el cine de Latinoamérica, África y Oriente Medio.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *