En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Arrastre en debate

En un año preelectoral en que la maquinaria para los comicios del 2020 debe marchar sobre ruedas, sin traumas, confusiones o sobresaltos, el panorama luce en este momento enmarañado y lloviendo sobre mojado en temas que se creía debidamente definidos y consensuados.

Después de una ley electoral con un texto tan zarandeado y que fue aprobada tras un prolongado proceso, ahora se ha venido a descubrir que tiene contradicciones con respecto al llamado sistema de arrastre en el sistema de elección de diputados y senadores.

Por un lado, en uno de sus acápites es preciso en cuanto a consagrar el arrastre, un mecanismo de elección popular que ha sido objeto en el pasado reciente de muchos cuestionamientos y también de encendidas defensas.

Sin embargo, en otro de sus puntos la referida legislación, legisladores y dirigentes políticos advierten, quizás de forma un tanto interpretativa, que al mismo tiempo se deja en libertad a los electores de decidir con libertad su voto a favor de diputados y senadores de diferentes partidos.

De aceptarse este último argumento, la Junta Central Electoral tendría que disponer boletas diferentes para esos cargos congresuales y esto ha desatado todo un avispero entre representantes de la oposición y el PLD, en cuyo seno también hay posiciones encontradas.

El tema ha vuelto sobre el tapete y en las últimas semanas ha concitado la atención de la clase partidaria, de la Junta Central Electoral y también de los medios de comunicación.

El replanteamiento de esta vieja discusión que se considerada ya agotada u olvidada, surgió a raíz de que la cuestión comenzara a debatirse en el c y ya ha alcanzado tal grado que la Junta ha convocado un pleno para conocer el caso el 4 de abril.

¿Qué pasará ese día, el órgano electoral les señalará a los partidos que se ceñirá al actual texto de la Ley o acogerá la propuesta de que someta un cambio o peor aún, que la reafirmará en cuanto al sistema de arrastre sin disipar la actual confusión?

Por encima de la discusión en sí, lo preocupante es que a estas alturas estemos tan dispersos y confusos en cuanto a aspectos esenciales de la ley marco que está llamada a regir, junto a la Ley de Partidos, el próximo proceso electoral.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook