En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ataques de cálculos renales son más comunes en verano, según experto de Mayo Clinic Entrega Tips

William Haley.

JACKSONVILLE, Florida.- El verano puede ser más que sólo el aumento de la temperatura, humedad y actividad física al aire libre. También puede significar un aumento de riesgo de cálculos renales, que afectan a aproximadamente 3,8 millones de personas en Estados Unidos, con índices ascendentes.

De acuerdo al doctor William Haley, nefrólogo de la Clínica de Cálculo Renal de la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, el calor, la humedad y la falta de una hidratación adecuada llevan a una prevalencia mayor de cálculos renales.

“En verano o durante los meses más calurosos, hay una mayor incidencia de cálculos renales. La principal razón es la cantidad de agua que tomamos y usamos”, explica Haley.

“Nuestro cuerpo está compuesto principalmente de agua y la usamos regularmente. Pero con el calor, puede que no estemos tomando la cantidad que realmente necesitamos, o que no estemos tomando los tipos correctos de líquidos, por lo que nos deshidratamos, situación que puede llevar a la producción de más cálculos”.

Los cálculos renales son pequeños depósitos duros de mineral y sales ácidas que se forman cuando la orina se pone concentrada. Los minerales se cristalizan y se adhieren, formando así una piedra, cuyo tamaño puede variar desde un grano de arena a una pelota de golf.

“Los cálculos renales son realmente muy comunes, más del 13 por ciento de los hombres, y de 6 a 7 por ciento de las mujeres pueden presentar cálculos renales alguna vez en su vida, comenzando a los 20 años y con un peak a los 50”, dice Haley. Una vez que tiene un cálculo renal, usted está en riesgo de tener otro nuevamente.

Tips para evitar y lidiar con los cálculos de riñón:

Hidratación es la clave. Tomar más agua es esencial.

La dieta también es muy importante para prevenir las piedras. Alimentos ricos en oxalato, como las castañas y ciertos vegetales, en combinación con una dieta rica en proteína, sodio y azúcar, puede aumentar el calcio en los riñones y subsecuentemente aumentar el riesgo de cálculos renales.

Los cálculos renales pueden no causar problemas hasta que se mueven al interior de la uretra que conecta el riñón y la vejiga. Cuando eso ocurre, una piedra puede provocar inmenso dolor conforme pasa a través del tracto urinario a la vejiga. También, muchas personas pueden experimentar un conjunto de síntomas, incluyendo náuseas, vómitos, sangre en la orina o fiebre. Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas, busque atención médica inmediata.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *