En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Campaña electoral en EE.UU. al ritmo de canciones de sexo y lucha existencial

Campaña electoral en EE.UU. al ritmo de canciones de sexo y lucha existencial
Campaña electoral en EE.UU. al ritmo de canciones de sexo y lucha existencial
Campaña electoral en EEUU al ritmo de canciones de sexo y lucha existencial

Campaña electoral en EEUU al ritmo de canciones de sexo y lucha existencial

Manchester, EE.UU.- La campaña electoral de 2012, aún en pañales con el comienzo de las primarias en Nuevo Hampshire, ya ha creado controversia fuera de los escenarios de debate, con canciones de la música popular que invitan al sexo o examinan luchas existenciales.

Desde la victoria de George Washington en 1789, los candidatos presidenciales en Estados Unidos han recurrido a la música popular para insuflar energía a sus campañas, crear ambiente de celebración o sentar el tenor de su mensaje, convirtiéndose así en banda sonora de sus campañas políticas.

En 2008, en su segundo y fallido intento por conseguir la candidatura presidencial republicana, la campaña del senador John McCain usó canciones como “Take a Chance on Me”, del grupo ABBA, o el de la película “Rocky”, en la que triunfa el boxeador interpretado por Sylvester Stallone.

Ese mismo año, en su primera incursión hacia la Casa Blanca, el exgobernador de Massachusetts, Mitt Romney, escogió una versión moderna del tema “A Little Less Conversation” de Elvis Presley, al presentarse como un hombre de acción.

En 2012, ha echado mano de Kid Rock, el artista melenudo que nacido en Michigan, al igual que Romney. Rock, que se describe como un auténtico “redneck” (campesino blanco en EEUU), es conocido por su pegajosa fusión de rap y rock con cierta dosis de música “country”.

Su cadencioso tema de 2010 “Born Free”, sobre un hombre que se lanza sin miedo a lo desconocido y lucha por sobrevivir, suena a todo volumen en los altavoces colocados en los eventos que realiza Romney.

“No quiero que nadie llore, pero si no sobrevivo, diles que nací libre…nací libre como un río embravecido, fuerte como el viento que enfrento, persiguiendo sueños y corriendo contrarreloj”, entona Rock.

Como en décadas pasadas, no todas las canciones “ganan” y algunas, incluso aunque tengan el sello de alguna superestrella, en vez de realzar las virtudes del candidato, pueden arruinar el mensaje que tan cuidadosamente ha calibrado.

Ese fue el caso de la legisladora republicana de Minesota, Michele Bachmann, cuya campaña, quizá en busca de una melodía patriótica, usó brevemente “American Girl”, de Tom Petty y The Heartbreakers, que trata de una joven abrumada por añoranzas y que no se ajusta a la intención de su mensaje.

El coro de esa canción dice algo así como: “Oh sí, qué bien, tómalo con calma, nena, haz que dure toda la noche”, algo que para Bachmann, que defiende a ultranza la abstinencia sexual entre los jóvenes, fue un gran desacierto, aunque la mayor disonancia fue el uso de “Soul Sister”, el éxito de 2010 de Train, que en una de las estrofas se refiere oblicuamente al sexo oral.

El empresario Herman Cain, que soñó con ser el segundo presidente negro de la historia de EEUU pero desde el bando republicano, tuvo sus propias disonancias.

Su campaña usó el tema “I Am America”, de Kirsta Branch, una especie de himno del movimiento conservador “Tea Party” que critica, sobre todo, la hipocresía y las ansias de poder de los políticos.

Pero Cain, que predicaba los valores conservadores de patria y familia, abandonó la contienda tras desvelarse una serie de escándalos sexuales, incluyendo una prolongada relación fuera de su matrimonio.

Por su parte, Ron Paul cuenta con el apoyo de Jordan Page, un cantautor de canciones de protesta contra la injerencia del Gobierno y que ha amenizado ya varios de sus eventos con jóvenes e independientes.

Del lado demócrata, en 2008 la campaña de Obama usó temas populares de Shakira y Ricky Martin en eventos para captar el voto hispano, pero en su campaña también se colaron temas sobre desengaños y desamores, muy ajenos a su mensaje de “esperanza” y “cambio”.

La campaña de Obama todavía no ha definido una canción oficial en sus esfuerzos de reelección, según dijo a Efe un portavoz. Sin embargo, desde el año pasado, sí ha promovido de forma extraoficial el eslogan “el cambio es”, para destacar los logros de su primer mandato.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *