En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Caso Lula: contraofensiva de EEUU y vulnerabilidad de la cúpula del PT

Caso Lula: contraofensiva de EEUU y vulnerabilidad de la cúpula del PT
Narciso Isa Conde

En el lamentable caso que afecta al ex-presidente Ignacio –Lula- Da Silva, líder carismático del Partido de los Trabajadores-PT de Brasil, se combinan la saña de EEUU, el encono de las derechas brasileñas y la vulnerabilidad del propio Lula y otros integrantes de la cúpula del PT involucrados, en diferentes grados y volúmenes, en la corrupción de Estado y degradación moral que afecta la llamada clase política, los consorcios empresariales e instituciones estatales de esa Nación.

• ENSAÑAMIENTO IMPERIAL.

Esa saña, es encono, se expresó también contra la ex-presidenta Dilma Rousset, que sin estar acusada de actos de corrupción, fue destituida solo por violar procedimientos en el manejo del presupuesto y las cuentas nacionales de ese país; con el único y vil propósito de castigarla injustamente para abrirle paso al vice-presidente traidor, Temer, que sí es culpable de graves delitos de Estado.

De esa manera se inició un viraje de Brasil hacia la derecha dura, neoliberal y mafiosa, a través de una especie de golpe de Estado “blando”, en el marco de la nefasta contraofensiva de EEUU contra nuestra América destinada a eliminar todos los gobiernos fuera de su control, independientemente de su grado de izquierdismo, “progresismo” y su modelo político.

• CAUSAS DE LA VULNERABILIDAD.
La vulnerabilidad se deriva de que desgraciadamente Lula y la alta dirección del PT utilizaron métodos de gobierno y de competencia política muy propios de las derechas (clientelismo, sobornos, lobismo, financiamiento empresarial a cambio de “facilidades” y alianzas con políticos de dudosa moral).

En esa tesitura pactaron con las grandes empresas constructoras (tipo ODEBRECHT, ANDRADE GUTIERREZ, VOA DAO PAULO…) y usaron la poderosa petrolera estatal PETROBRAS y el Banco de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BANDES) para una serie de tratativas irregulares espurias a nivel nacional e internacional, que fomentaron prácticas sobornos, tráficos de influencia, y financiamientos de candidaturas a cambio de contrataciones contaminadas por la corrupción. Esto dentro de la lógica de expansión voraz del emergente imperialismo brasileño en competencia con transnacionales estadounidenses de igual calaña.

Emplearon las empresas publicitarias de JOAO SANTANA y su esposa MONICA MAURO en todo ese tráfico de influencia en América y en África y en determinados proyectos electorales-presidenciales.

Ese es el caso del capítulo dominicano de Odebrech y de las conexiones entre el PT y la cúpula del PLD, y muy especialmente con el ex–presidente Leonel Fernández y el presidente Danilo Medina, y de muchos otros casos en otros países igualmente víctimas de esas operaciones mafiosas.
Hay muchas evidencias de la intervención favorable de Lula en esos casos (durante el ejercicio presidencial y después). Igual se han evidenciado tanto sus vínculos con esas corporaciones brasileñas como su respaldo a las operaciones publicitarias-financieras de ODEBRECHT y JOAO SANTANA.
• VERTIENTE ESTRUCTURAL DE LA VULNERABILIDAD.

La vulnerabilidad de esa dirección política se infla en mayor grado dado el hecho de que los Gobiernos del PT no introdujeron cambios institucionales y estructurales que la permitieran erradicar el enorme peso de la derecha tradicional y de los intereses estadounidenses al interior del Estado brasileño, esto es, en su Congreso, en su sistema judicial, en los grandes medios de comunicación, en las Fuerzas Armadas y la Policía; sino que por el contrario optó por manejarse en forma ambigua en esa delicada relación: compitiendo con las mismas reglas y/o contemporizando con esos sectores hasta brindarle esta oportunidad de revancha.

El proyecto PT-Lula evadió los cambios estructurales, no tocó las relaciones de propiedad y se concentró en combatir el empobrecimiento con políticas asistencialistas de alto vuelo, pero poco estables.

Dejó intacto el gran capital de todos los signos, incluso lo engordó y se alió a la parte más brasileña del poder económico oligopólico; lo que determinó su entrampamiento en el caso ODEBRECHT y la subsiguiente venganza estadounidense dentro del plan imperialista dirigido a doblegar totalmente al gigante latinoamericano y a dominar su resbaloso poder financiero-militar.

Lula es un ejemplo de lo que no debería hacer en el ejerció de poder un dirigente obrero, popular, de trayectoria de izquierda, especialmente en el terreno ético-moral y en cuanto a la manera de comportarse respecto al sistema capitalista-imperialista y a sus contradicciones internas.
Esa conducta ha posibilitado su encausamiento judicial, independientemente de que el expediente empleado en Brasil no tenga la dimensión de los grandes delitos de Estado y haya sido calificado de “corrupción indirecta”; independientemente de que Lula no posea una gran fortuna personal como muchos otros casos, incluidos otros ex-presidentes y presidentes en ejercicio.

• LULA MERECE UN TRATO JUSTO Y EQUILIBRADO.
Las virtudes de Lula, su historia, sus luchas, su oratoria, su origen social, sus esfuerzos a favor de los más empobrecidos, su relativa independencia respecto a EEUU, su rol en los países del BRIC, contrastando con lo que significa el actual viraje de Brasil para peor (hacia la derecha… hacia una variante de las dictadura mafiosa…), explican que este legendario líder obrero, seductor de multitudes, conserve todavía una alta preferencia electoral, la más importante en su país.

Una vida de dignos combates puede ser sepultado por determinados errores en el difícil ejerció de un poder condicionado.
Claro que esto no quiere decir que el caso de Lula sea tajantemente el caso de “un no culpable”.

Es más bien el caso de un culpable de cargos indirectos víctima de un gran odio político y del propósito de anular sus posibilidades de retorno al gobierno en medio de un nuevo descalabro de las derechas.

Una víctima vulnerable por sus propios errores y sus dificultades para evadir las trampas del sistema que se limitó a administrar mejor que los presidentes que le precedieron.

Un culpable en cierto rango del delito de Estado que facilitó su conversión en víctima de la contraofensiva imperial.
De todas maneras una condena de 12 años de prisión y cárcel sin concluir el proceso luce desproporcionada y abusiva respeto a los cargos que se le imputan.

Lula ha sido tratado selectivamente con un alto grado de discriminación, sobre todo cuando se informa que Marcelo Odebrecht, Joao Santana y otros jorocones del delito transnacional están en su casa. Y más aun cuando a nivel Continental, presidentes delincuentes de alto vuelo como los Leonel Fernández, Danilo Medina, Juan Orlando Hernández, Macri, TRUMP, Temer, Peña Nieto…son tratados con honores por los creadores de opinión.
Es fuerte aceptar a TEMER como presidente, a LULA como reo y a MARCELO ODEBRECHT en su residencia.

Lula nos falló, nos defraudó en no pocas iniciativas de su quehacer presidencial, pero no es ni por asomo lo peor para Brasil y para nuestra América.
La “justicia” made in usa e influida por las derechas revanchistas es siempre muy brutalmente selectiva. El juez Moro está más cerca del wisky que de la caipiriña.

Lula merece otro trato. Un trato justo y equilibrado. Un trato, más que respetuoso de sus derechos ciudadanos, respetuoso de sus aportes como dirigente obrero, político y ser humano meritorio que lamentablemente no supo zafarse de ciertas redes maléficas de un poder ajeno a su condición de clase.
Hay que exigir su libertad condicional y el debido proceso en lo que respecta a la continuidad del juicio en su.

El MC rechazó dignamente en múltiples ocasiones la larga y desafortunada luna de miel de Lula y la cúpula del PT con el consorcio mafioso del PLD, primero bajo el mando de Leonel, y después de Danilo; siempre con la complicidad de ciertos seudo-izquierdistas criollos aliados al PLD. Nuestras advertencias respecto a las malas consecuencias de ese giro político datan de muchos años atrás.

El MC no compartió el curso permisivo de la corrupción adoptado por los gobiernos del PT, su progresiva integración al sistema y sus alianzas con una parte de los monopolios y oligopolio brasileños.

Pero jamás, jamás, hemos apoyado ni vamos a respaldar -ni por acción ni por omisión- lo que procuran hacer el imperialismo estadounidense y las derechas brasileñas con ese hermano país: convertirlo en un gendarme de EEUU dominado por mafias políticas y empresariales. ¡JAMAS!
¡VALE, PUES, LA REBELIÓN DEL PUEBLO BRASILEÑO!

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *