En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Castillo de Corrupción:Otra constructora investigada caso “Lava Jato”

Castillo de Corrupción:Otra constructora investigada caso “Lava Jato”
Castillo de Corrupción:Otra constructora investigada caso “Lava Jato”

Hoy, Noticias SIN y más de 20 periodistas de América Latina y África del proyecto “Investiga Lava Jato” inician la publicación de los reportajes de la serie investigativa “Castillo de Corrupción” para desenterrar los presuntos pagos de sobornos y financiamiento oculto de campañas electorales de Camargo Correa, la otra gran constructora investigada en el megacaso de corrupción “Lava Jato” que extendió sus inversiones en diversos países del continente con un esquema similar al de Odebrecht.

YA TA

Perú: Correos de Camargo Correa apuntan a aporte de campaña electoral para expresidente  Alan García

Comunicaciones internas entre directivos de la constructora Camargo Correa en Perú y Brasil revelan el plan de la empresa para contribuir en la campaña electoral de la segunda vuelta en favor de Alan García, en 2006, con el propósito de garantizar sus negocios en el país. Hay anotaciones con monto de dinero vinculado al apellido del expresidente. La compañía se benefició con más de US$400 millones en contratos adjudicados cuando García llegó al poder. Conoce esta historia inédita de Convoca.pe y el proyecto colaborativo “Investiga Lava Jato” como parte del especial “Castillo de Corrupción”.

 Por Gonzalo Torrico y Milagros Salazar Herrera/Convoca.pe*

Cerca de las 11 de la mañana del primero de mayo de 2006, Marcos de Moura Wanderley envió un correo electrónico con siete puntos que deseaba discutir “seriamente” con la oficina principal de la constructora brasileña Camargo Correa, en Sao Paulo. Wanderley, entonces representante de la compañía en Perú, puso un título sugerente en su mensaje: “Eleiçoes peruanas”. El contexto político era decisivo.

Alan García Pérez, el candidato del Apra y expresidente de la República en los 80, había pasado a la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de 2006 y se disputaba la contienda con Ollanta Humala. Estaba a pocas semanas de ser elegido Jefe de Estado por segunda vez y reemplazar en Palacio de Gobierno a Alejandro Toledo (2001-2006).

Un nuevo escenario con García impacientaba a Wanderley, quien advirtió en su mensaje dirigido a Carlos Fernando Namur, director superintendente de infraestructura internacional de la compañía en Sao Paulo, que lo “que se vislumbra, con Alan presidente, es un refuerzo de la alianza AG-CNO [Andrade Gutiérrez-Constructora Norberto Odebrecht]”.

 

“Sabemos que las relaciones de CNO [Odebrecht]-Alan no son de ahora, y pudimos aún, en varias oportunidades, comprobar la actual intimidad de las relaciones”, aseguraba Wanderley sobre el vínculo del expresidente peruano con la principal compañía investigada en la operación ‘Lava Jato’ por pagos de sobornos y financiamiento encubierto de campañas electorales en la operación.

Pero el mensaje fue más extenso y revelador.

Convoca.pe accedió a documentos obtenidos por el diario Folha de S.Paulo, que ponen al descubierto un vaivén de correos electrónicos entre directivos de Camargo Correa para contribuir a la segunda vuelta de la campaña electoral de Alan García Pérez en 2006 con el propósito de garantizar los negocios de la constructora brasileña en Perú.La información forma parte de reportes voluminosos de la Policía Federal de Brasil que contienen anotaciones y documentos incautados por los agentes durante los allanamientos a las oficinas y domicilios de los directivos de Camargo Correa en 2009, como parte de la operación “Castillo de Arena”.

El caso fue archivado por la justicia brasileña debido a que la defensa de la empresa argumentó que las interceptaciones telefónicas de la operación, se habían originado por una denuncia anónima. Hoy, Convoca.pe junto a más de 20 periodistas de América Latina y África del proyecto “Investiga Lava Jato” inician la publicación de los reportajes de la serie investigativa “Castillo de Corrupción” para desenterrar los presuntos pagos de sobornos y financiamiento oculto de campañas electorales de Camargo Correa, la otra gran constructora investigada en el megacaso de corrupción “Lava Jato” que extendió sus inversiones en diversos países del continente con un esquema similar al de Odebrecht.

Los correos sobre Alan García son parte de este paquete nunca antes revelado.

doc

Apoyemos al “rey”

“Tenemos que revertir esta situación, te recuerdo que Alan no es como [Alejandro] Toledo. Es autoritario y tiene una línea de poder bien definida. ¿Imaginas en un futuro próximo no ser “amigos” del rey?”, increpó Marcos de Moura Wanderley, el directivo máximo de Camargo Correa en Perú en esos años.

El intercambio de correos electrónicos aparecía en una memoria externa incautada por la Policía Federal de Brasil en 2009 en la oficina de Carlos Fernando Namur, director superintendente de infraestructura internacional de la compañía, durante el allanamiento a las instalaciones de Camargo Correa en Sao Paulo.

Precisamente en mayo, luego de que se produce la comunicación entre Namur y Wanderley, aparece registrado en otros documentos de la operación “Castillo de Arena” la anotación “INT. Político. GIP. García. 50.000. Campanha. [un visto]”. Este apunte fue rescatado de uno de los pendrives incautados por la policía brasileña en el domicilio de Pietro Giavina Bianchi, ex director y entonces consultor del Grupo Camargo Correa, como reveló en junio de 2015 Convoca.pe. Pietro era conocido como el hombre que gestionaba las coimas y el financiamiento oculto de campañas electorales de Camargo Correa.

En ese mismo pendrive aparecían las anotaciones de los presuntos pagos de sobornos al expresidente Toledo, hoy prófugo de la justicia, por el tramo 4 de la carretera Interoceánica Sur que fue ejecutada por Camargo Correa, Andrade Gutiérrez y Queiroz Galvão. Estos pagos fueron revelados por este medio en alianza con BRIO y originaron el inicio de las indagaciones fiscales a las empresas brasileñas en Perú.

Con los correos de Namur y Wanderley, queda en evidencia que al igual que Odebrecht, la constructora Camargo Correa buscó hacer crecer sus negocios mediante el financiamiento de campañas de los candidatos de turno.

Las cifras millonarias son elocuentes. Durante el segundo gobierno de Alan García (2006-2011), Camargo Correa y sus consorciadas consiguieron adjudicarse nuevos proyectos por 1, 220 millones de soles (alrededor de 450 millones de dólares con el tipo de cambio de 2011), algunos no exentos de sospechas. La planta de tratamiento de Huachipa, por ejemplo, apareció en algunas anotaciones encontradas en el pendrive de Giavina Bianchi que colocaban el monto de “1 000 000” referidos a una sigla G. Según algunas claves ahí apuntadas, G correspondería a Hernán Garrido Lecca, exministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento en el régimen aprista.

En 2009, la empresa brasileña se adjudicó uno de sus proyectos más ambiciosos en Perú, la construcción del proyecto hidroenergético Alto Piura. El propio Alan García asistió a la firma del contrato, que contemplaba un plazo de ejecución de cuatro años pero que, según lo prometido por el entonces Presidente, se concretaría en la mitad de tiempo.

El proyecto fue cancelado en 2013 con apenas 6% de avance, por lo que tuvo que volver a licitarse. Camargo Correa ya había cobrado 259 millones de soles (92 millones de dólares de la época), más del 50 por ciento del presupuesto inicial. Por la cancelación de la obra demandó al Estado peruano y en enero de 2018 ganó un arbitraje por 64 millones de soles adicionales (20 millones de dólares).

Aporte previo y socio clave

En el correo del 1 de mayo de 2006, en el que Marcos de Moura Wanderley insiste en que la empresa Camargo Correa apoye la campaña de Alan García, también se menciona que hubo “una contribución pasada”. Sobre eso no da más detalles, pero sí menciona la relación que existe con una empresa peruana cercana al círculo de Alan García.

“Recuerda que construimos una relación con [Constructora] Upacá durante más de cinco años, y los mismos son íntimos de Alan (el padre de Luis). Durante la campaña, no hemos hecho ninguna contribución y esto de cierta forma nos ‘quemó’ en los círculos más íntimos del Apra”, apuntó Wanderley.

final

En otro correo del 25 de abril, Wanderley le escribe a Namur que esta alianza con la empresa, “cuyos propietarios están extremadamente ligados al partido aprista y en especial a Alan García”, es una forma de ‘entrada’ económica.

Pero ¿quién es Luis y cuál es el nexo con Upacá? El cruce de información  realizado por Convoca.pe apunta a Luis Felipe Piccini Delgado, quien en 2006 era gerente general de esta empresa. Sus tíos y su padre, Luis Felipe Piccini Martin, ya se habían codeado con García en el pasado.

El primer registro de esa amistad se remonta a 1985, cuando García fue elegido presidente en su primer periodo. El político había declarado la compra de una casa en la calle Trinidad Morán en Chacarilla del Estanque, en Lima, por un precio insólito de 99 mil dólares.

alto piura

Más allá de las sospechas de subvaluación del inmueble, una operación llamó la atención: el aprista no había recurrido a su propio patrimonio o al sistema financiero para adquirirla, sino a Eduardo Piccini Martin, director de la constructora y hermano de Luis Felipe, para el préstamo en dólares que necesitaba.

“Mi relación con la familia Piccini es una relación de amistad de mucho tiempo antes”, declaró García entre 1990 y 1991 a la comisión del Congreso que investigó sus finanzas cuando dejó el cargo de presidente por primera vez, según anota el ex primer ministro Pedro Cateriano en su libro ‘El Caso García’. El informe final del grupo parlamentario apuntó que Upacá había obtenido contratos con el Estado por 14 millones 518 mil dólares en el período de gobierno 1985-1990.

Por otro lado, Camargo Correa había formado en 2004 el Consorcio Chiclayo con la Constructora Upacá. Juntas lograron adjudicarse la buena pro para el mejoramiento de la carretera Chiclayo-Chongoyape en el norte del Perú. La obra, contratada primero por 20,2 millones de dólares (alrededor de 67 millones de soles), terminó costando 95,5 millones de soles, según datos de la autoridad Provías Nacional.

La referencia al entonces gerente general de Upacá aparece en otro correo electrónico. El ex gerente comercial de Camargo Correa, Aristóteles Moreira, envió un mensaje a su jefe Wanderley, el 25 de abril de 2006 al promediar las 9 de la mañana, en el que señalaba: “Nuestro socio, Lucho, insistió (en nuestra última conversación) que es la segunda vez que él trae el recado (del operador) solicitando apoyo y nosotros no lo tomamos en cuenta. ¡Si apoyar espontáneamente ya es indispensable, imagina apoyar por solicitud!”.

Convoca.pe se comunicó telefónicamente en diversas oportunidades a la oficina de Luis Piccini Delgado pero no respondieron nuestras consultas. Quien sí declaró fue el asesor legal de Upacá, Federico Begazo Isla, que consideró que era “inverosímil” que la empresa Camargo Correa haya realizado un aporte a la campaña de Alan García a través de la constructora peruana. Upacá había entrado a un proceso concursal y sus actos debían responder a la junta de acreedores, aseguró.

“Hasta el momento tenemos un veedor de todos los usos de los fondos. No había forma de que Upacá, que tenía mermadísimos ingresos, pudiese destinar algo de dinero para pagar algo que no fuera la deuda concursal, los trabajadores y los gastos corrientes”, aseguró.

Por su parte, la empresa Camargo Correa no respondió a Convoca.pe sobre los hechos mencionados por sus ex directivos. La compañía prefirió enviar un párrafo en un archivo Word vía correo electrónico señalando que la operación “Castillo de Arena” fue “juzgada ilegal e inválida, de modo definitivo, por la Corte Suprema de la República del Brasil, que decidió archivar definitivamente todas las acusaciones. En razón de esta resolución, el material recopilado por la investigación es inválido”.

Este medio buscó la versión de Marcos de Moura Wanderley, a través de su abogado en Perú, Fernando Silva. El sábado, en pleno cierre de edición de este reportaje, Silva envió un correo electrónico con la siguiente respuesta: “El Sr. Marcos Wanderley y su defensa, no reconocen los correos por los que nos preguntas, no obran en el expediente en Lima y no existen en el expediente en el Brasil”.

dec

Wanderley había negado en febrero de este año a los fiscales peruanos en un interrogatorio realizado en Sao Paulo, que conocía de los aportes de Camargo Correa a las campañas electorales en Perú. Se mostró muy discreto, a diferencia de los correos electrónicos hallados por la Policía de Brasil en las oficinas de la empresa.

También buscamos la versión de Alan García, a través de su abogado Genaro Vélez. El viernes al final de la tarde respondió que el expresidente no hablará sobre el tema.

En su comunicación con Namur pocas semanas antes a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2006, Wanderley aseguraba que tenía información de que Odebrecht negoció obras con el expresidente Alan García. Odebrecht precisamente fue la empresa que aportó 200 mil dólares a la campaña de 2006 del líder aprista, según confesó ante los fiscales peruanos el representante de la constructora en Perú, Jorge Barata, en febrero último en Sao Paulo.

Los documentos de la operación “Castillo de Arena” revelan que Odebrecht no era la única que recurría a este método para hacer negocios millonarios.

*Coordinadores del proyecto “Investiga Lava Jato”: Milagros Salazar, Convoca (Perú) y Flávio Ferreira, Folha de S. Paulo (Brasil). Periodistas y medios aliados: Emilia Delfino, Perfil (Argentina), Rafael Marques de Morais (Angola). Nelfi Fernández, El Deber (Bolivia), Óscar Agudelo, Consejo de Redacción (Colombia). Óscar Libón y Miguel Gutiérrez, Convoca (Perú). Christian Zurita, Mil Hojas (Ecuador), Jimmy Alvarado, El Faro (El Salvador), Enrique Naveda, Plaza Pública (Guatemala), Raúl Olmos, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (México), Adérito Caldeira, Jornal Verdade (Mozambique). Alicia Ortega, ‘El Informe’ (República Dominicana). Guillermo Draper y Raúl Santopietro, Semanario Búsqueda (Uruguay). Lisseth Boon y Katherine Pennacchio, Runrunes (Venezuela), César Batiz, El Pitazo (Venezuela). Editora general de la serie investigativa “Castillo de Corrupción”: Milagros Salazar Herrera, Convoca (Perú).

 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *