En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Celebremos el Día Interacional de los Envejecientes

Celebremos el Día Interacional de los Envejecientes
Celebremos el Día Interacional de los Envejecientes

En República Dominicana son muchos los adultos mayores que subsisten por las remesas y la ayuda económica de sus familiares.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Este sábado primero de octubre se celebra el Día Internacional de los Envejecientes.

Con este día se busca entre otras cosas darle un reconocimiento a los adultos mayores por sus aportes a la familia y la sociedad.

En la República Dominicana, el derecho a la seguridad social está contenido en el Art. 8, acápite 17, de la Constitución de la República el cual dice lo siguiente: “El Estado estimulará el desarrollo progresivo de la seguridad social, de manera que toda persona llegue a gozar de adecuada protección contra la desocupación, la enfermedad, la incapacidad y la vejez. El Estado prestará su protección y asistencia a los ancianos, en la forma que determine la ley, de manera que se preserve su salud y se asegure su bienestar (…) Dicha asistencia consistirá en alimentos, vestimenta y hasta donde sea posible, alojamiento adecuado. El Estado velará por el mejoramiento de la alimentación, los servicios sanitarios y las condiciones higiénicas, procurará los medios para la prevención y el tratamiento de las enfermedades epidémicas y endémicas y de toda otra índole, así como también dará asistencia médica y hospitalaria gratuita a quienes por sus escasos recursos económicos así lo requieran”.

En un intento de proteger a este grupo poblacional, en el año 1998 se promulgó la Ley 352-98 sobre Protección a la Persona Envejeciente. El 27 de octubre del 2004, mediante Decreto número 1372-04, el Poder Ejecutivo dictó el Reglamento de Aplicación de la Ley 352-98 del 15 de agosto del 1996 sobre Protección de la Persona Envejeciente.

Previamente, en 2001, se aprobó y promulgó la Ley 87-01, que establece el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS).

Por su parte, organizaciones de la sociedad civil e instituciones gubernamentales comparten el trabajo en beneficio de los envejecientes. Entre las instituciones con más incidencia se encuentran la Red por una Vejez Digna, la Dirección General de Protección a la Vejez de la SESPAS y el Instituto de Dignidad Humana de la Policía Nacional.

En República Dominicana son muchos los adultos mayores que subsisten por las remesas y la ayuda económica de sus familiares. Un mínimo porcentaje está incorporado a la vida productiva.

En el aspecto salud, en la República Dominicana todavía no se aplica un sistema de seguridad social en la medida necesaria, tampoco la subvención de medicamentos ni un programa de cuidadores capacitados que permita a los adultos mayores acceder a los servicios de salud y obtener cuidados especializados.

En el país existe el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente (CONAPE) y se promulgó la Ley 352-98, la cual busca proteger y amparar a los adultos mayores.

Es bueno llamar la atención de las autoridades para que hagan mayor aporte a esta parte de la sociedad, porque sería penoso llegar a la vejez sin contar con el respaldo de la sociedad por la cual lo dimos todo.

En sentido antópico social, la expresión tercera edad hace referencia a la población de personas de edad avanzada o ancianas.

Hoy en día, el término de ancianidad ha ido evolucionando dejando de utilizarse por los profesionales; siendo más utilizado el término personas mayores, en España, y/o adulto mayor, en América Latina.

En términos globales, gracias a los avances de la medicina actual y el alto grado de conciencia al respecto, este grupo de adultos mayores ha estado creciendo en la pirámide poblacional debido a la baja en la tasa de natalidad y la mejora de la calidad y esperanza de vida de muchos países.

Sería justo que los envejecientes tengan libre acceso uso del derecho que, por ley, les provee de esos  servicios tan vitales como la salud y la Seguridad Social, y a un buen Sistema de Pensiones y Jubilaciones.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *