En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

China endurece la censura en internet con nuevos filtros cada vez más sofisticados

China endurece la censura en internet con nuevos filtros cada vez más sofisticados
China endurece la censura en internet con nuevos filtros cada vez más sofisticados
Un joven utiliza un ordenador en un cibercafé en Pekín (China) (archivo)

Un joven utiliza un ordenador en un cibercafé en Pekín (China) (Foto de archivo)

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- En China, algo tan sencillo como navegar por internet es, sencillamente, desesperante. A la habitual censura que impone el régimen, que bloquea populares redes sociales como Facebook, Youtube y Twitter, se ha sumado la reciente ofensiva contra los servicios VPN (virtual private network o red virtual privada), que ofrecen conexiones a servidores en el extranjero para entrar en las páginas prohibidas.

Durante los últimos días, tres de estas compañías, Astrill, StrongVPN y Golden Frog, han sufrido problemas. Especialmente desde los móviles y «tablets» de Apple, sus usuarios han visto limitado el acceso a los portales vetados por la «Gran Cibermuralla» china («Great Firewall»). Así se conoce al sofisticado sistema informático que, operado por decenas de miles de programadores y vigilantes de la Policía, controla internet y filtra los portales con contenidos políticamente sensibles.

Entre ellos destacan los que critican al autoritario régimen de Pekín, reivindican la independencia del Tíbet o denuncian los abusos contra el ilegalizado culto «Falun Gong», pero también importantes canales de noticias, vídeos y, sobre todo, foros donde sus usuarios puedan intercambiar libremente sus opiniones y fotografías, como Flicker o Instagram.

Miedo a otra primavera árabe

Temeroso del papel que estas redes sociales jugaron en la propagación de la «Primavera Árabe», cuyas manifestaciones se convocaban y difundían en tiempo real a través de Facebook y Twitter, el régimen lleva varios meses elevando la altura de la «Gran Cibermuralla» china. En concreto, desde que a finales de septiembre estallara la «Revuelta de los Paraguas» en Hong Kong, un territorio que goza de más libertades que el resto del país y donde las redes sociales movilizaron a decenas de miles de personas que se echaron a la calle para reclamar democracia.

El truco de contratar una VPN

Hasta ahora, los internautas chinos que querían acceder a páginas «web» vetadas, una minoría dentro de los 650 millones de usuarios con que ya cuenta el país, no tenían problemas para contratar una VPN por unos 30 o 40 euros al semestre. Pero la reciente interrupción de algunos de sus servicios, y las trabas cada vez mayores que sufre la Red, no sólo afecta a quienes quieren comunicarse con sus amigos de otros países por Facebook, sino también a empresas, científicos y artistas cuyo trabajo depende del extranjero.

«Es como si viviéramos en la Edad Media», se quejaba un historiador naval, Zhang Qian, en su «microblog» de Sina Weibo, la copia china del censurado Twitter. Además, un biólogo ha firmado un ensayo enumerando los perjuicios que causa a la comunidad científica esta censura, que en muchos casos les impide ponerse al día con las investigaciones de sus colegas en otras partes del mundo. «Es complemente ridículo. Para un país que profesa su dedicación a la ciencia y quiere promoverla, tales barreras sugieren muy poco respeto para la gente realmente implicada en ella», denuncia el escrito, que ya circula por las redes sociales. A nivel más mundano, algunos internautas han comparado a China con Corea del Norte por este control sobre internet.

Quejas de Estados Unidos

Pero las quejas no se ciñen exclusivamente a los usuarios chinos. Si la Cámara Europea de Comercio criticaba el año pasado «la lentitud de las conexiones a internet y la enorme cantidad de filtros sobre contenidos no ilegales», ahora lo acaba de hacer la de Estados Unidos. «El control excesivo sobre los correos electrónicos y el tráfico por internet afecta a negocios legítimos y limita el intercambio de ideas y la innovación. Esto no es algo que vaya en beneficio de China», ha denunciado su presidente, James Zimmermam, según informa The Washington Post.

Ante estas críticas, que antes eran ignoradas, el régimen de Pekín ha optado esta vez por sacar pecho para justificar la censura amparándose en sus normas. «El país necesita nuevos métodos para atajar nuevos problemas… El desarrollo de internet debe ser acorde a las leyes chinas”, ha advertido Wen Ku, director del Departamento de Telecomunicaciones en el Ministerio de Industria e Información.

Haciéndose eco de sus palabras, una tribuna del «Global Times» (portavoz del Partido Comunista) insistía en que «los filtros sobre internet tienen como objetivo bloquear determinados portales extranjeros, pero no aislar a China del exterior».

Proteger a negocios como Alibaba

Junto a estos aspectos meramente políticos, otros expertos han apuntado la existencia de razones económicas y hasta proteccionistas tras esta «Gran Cibermuralla». Mientras importantes portales internacionales, como Google, apenas están operativos en China por no plegarse a la censura, en el mercado interno han florecido exitosas páginas web como Baidu, Alibaba y Tencent, que facturan miles de millones cada año.

Fuente: ABC.es

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *