En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Chris Corcino: inclusión tecnológica

 

Todos sabemos cómo la educación influye decisivamente en el desarrollo. Millones de páginas se han escrito sobre este aspecto y existen miles de historias individuales que pudieran contarse sobre escuela y transformación social.

Una parte de la sociedad dominicana colocó a los políticos dentro de una olla de presión para lograr el cumplimiento de la ley respecto a la entrega de recursos equivalentes al 4% del PIB para la educación.

Movilización social para hacer cumplir una ley es algo frustrante porque es clara señal de pobreza institucional.  Las leyes se cumplen y punto sin que haya que aplaudir a nadie ni registrar el hecho como un logro.

En ese contexto –aunque fui parte- la lucha por el 4%, en un país con una presión tributaria de 14% y donde prevalece una cultura de evasión fiscal- me dejó un sabor amargo. Ahora construimos escuelas, instalamos tanda extendida, combatimos el analfabetismo,  hablamos de preparar mejor a los maestros y entendemos que crecemos en cobertura escolar.

Algo me inquieta. He conocido a un joven emprendedor que en estos días me ha hecho entender un tema que merece especial antención: la inclusión tecnológica.

Las relaciones de producción están cambiando, la productividad incluye paquetes tecnológico para lograr resultados a mayor velocidad, ganando calidad y con menos manos interviniendo. El internet de las cosas y el lenguaje de las máquinas marcan, en definitiva, una nueva era. Es posible que en el país estemos gastando un montón de recursos para una educación que servirá de poco y que, irónicamente, formará ciudadanos para la exclusión social, limitados a una insularidad geográfica y cognitiva.  Si yo fuera el presidente de la República llamaría a Chris Corcino, un joven ingeniero que ha ayudado a crear el plan “Programación como segundo idioma” en la escuela Santo Domingo Savio de Jarabacoa.

Yo escuché a Corcino y me convencí de que la digitalización y la automatización de la economía requieren un reenfoque de la educación que consiga un equilibrio virtuoso entre lo humanístico y lo tecnológico.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *