En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Círculo vicioso

Círculo vicioso
Círculo vicioso

¿Quién le pondrá término o comenzará a romper al círculo vicioso que hasta ahora ha impedido un eficaz combate de la delincuencia  desde las instancias policiales, del Ministerio Público y de los tribunales?

La Policía se queja de que atrapa a criminales y asaltantes que en poco tiempo la Justicia libera, alegando vicios en la llamada cadena de pruebas o en expedientes mal instrumentados por fiscales.

De forma irresponsable que en nada contribuye a resolver este espinoso problema, cada sector se lava las manos como Pilatos y culpa a los demás de ese círculo que impide defendernos de malvados y antisociales.

[jwplayer mediaid=”292093″]

Es una centrífuga de impunidad que expone a la sociedad a las acciones criminales de individuos que se han convertido en una fuente de terror e inseguridad en las calles, donde cometen todo tipo de fechorías.

En ocasiones, el Ministerio Público también culpa a la Policía de no recolectar debidamente las evidencias para sustentar los expedientes contra delincuentes, aun aquellos atrapados in fraganti, o sea con las manos en la masa.

Con demasiada frecuencia los jueces aplican sentencias leves o absolutorias, apoyándose en tecnicismos legales y en incidentes presentados por abogados de los imputados y también se da el caso de los magistrados amenazados que temen ser objeto de atentados si condenan a peligrosos criminales.

Aunque fue recientemente modificado, el Código Procesal Penal todavía es fuente de permanente cuestionamiento por quienes sostienen que es garantista en favor de los acusados y que provee brechas que los jueces usan para justificar sus dictámenes blandengues.

Otro factor preocupante dentro de este cuadro es que la corrupción y debilidades en el sistema penitenciario hace posible que reconocidos criminales usen teléfonos celulares en los presidios, de donde dirigen acciones criminales y luego ogran salir en libertad antes de cumplir sus condenas.

Se impone que esta grave problemática sea analiza a fondo, que las instancias oficiales que pueden y deben resolverla se reúnan y, sin dilaciones burocráticas, tomen medidas efectivas en el corto plazo .

De lo contrario, la sociedad dominicana seguirá a merced de la delincuencia y la criminalidad sin que ninguna autoridad pueda dar respuesta a aquella simpática pregunta del Chavo del 8: ¿y entonces, quién podrá defendernos?

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *