Ir arriba
Jueves 1 de octubre, 2020
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 112,209
  • Nuevos casos 309
  • Fallecidos total 2,105
  • Nuevos fallecidos 4
  • Recuperados 87,629
  • Críticos
  • Pruebas 477,407
<< Mapa interactivo >>

Claves del éxito

Claves del éxito

La prioridad frente a la peste que asola al mundo es la salud y la vida la gente, y esa ha sido la apuesta de las autoridades dominicanas en el combate al Covid19, lo que se refleja en resultados que mantienen al país con una tasa de letalidad de 4.29%, una de las más bajas del mundo y de la región de Las Américas.

Otros factores que evidencian la efectividad de las políticas es que el sistema sanitario ha conservado su capacidad de mantener la guerra sin llegar a ser desbordado, como les ha ocurrido a países cuyas estructuras sanitarias se tienen entre las mejores del mundo, como los casos de España, Italia, Estados Unidos y Francia.

¿Por qué República Dominicana ha tenido la oportunidad de actuar a la altura de las circunstancias, como si hubiese estado preparada para lo que ninguna nación del mundo lo estaba?

Porque recibió la pandemia liderada por una gerencia gubernamental eficiente y experimentada, a la cabeza de un político que sostuvo a lo largo de los años y ha demostrado en sus administraciones, que llegaba a la presidencia de la República a propiciar cambios en beneficio de los sectores más necesitados.

No fue para esperar una pandemia que los hospitales del país fueron reconstruídos, moderinazados y equipados conforme a los parámetros internacionales que sustituían almacenes de enfermos por salas de dos personas en condiciones dignas tanto para ellos como para los profesionales que les brindan las atenciones médicas; ni fue para ello que se mejoraron como nunca había ocurrido las condiciones laborales de médicos, enfermeras y bioanalistas.

Un médico que tenía que tener varios empleos en el propio sector público para acumular un ingreso que le permitiera una vida de clase media, se les unificaron y aumentaron los salarios que recibía para que en un solo servicio brindara mejor atención al paciente y dispusiera de mayor tiempo para su vida familiar sin la agitación de la movilidad de un lugar a otro.

Nada de eso se hizo pensando en el coronavirus pero al llegar la emergencia, junto con las medidas que se han tomado para beneficiar mucho más a los profesionales que están en el campo de batalla, ha favorecido mucho.

El Sistema Único de Beneficiarios, que la vicepresidenta Margarita Cedeño definía como el instrumento más completo con el cuenta el Estado para la distribución focalizada y equitativa de ayudas sociales, no se levantó, con la rigurosidad metodológica que fue necesaria entre 2018 y 2019, para esta desafiante coyuntura, pero ha permitido llegar sin improvisación ni manejos politiqueros a más de 1.5 millones de hogares en condiciones de pobreza, la ayuda mensual de cinco mil pesos del programa Quédate en Casa, para la compra de alimentos que permitan a las personas aguardar la cuarentena sin exponerse al contagio del virus.

La estabilidad macroeconómica ni el crecimiento de la economía se proyectaban para lo que no se esperaba, pero al llegar ha permitido que se adopten políticas para auxiliar a más de 800 mil trabajadores suspendidos por el cierre de la actividad económica no esencial, y que aún así el último informe de la CEPAL reconozca que la dominicana es la única economía de la región que no experimentará crecimiento negativo producto de la crisis creado por la pandemia.

Pero el panorama poscoronavirus que aguarda es muy retador , y sólo un nuevo gobierno con gerencia, capacidad y experiencia podrá sacarnos adelante.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *