En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Cojines para acomodar a un Sísifo

Quizás fue en una película de ciencia ficción cuyo título no recuerdo que escuché a un alienígena comentar que la raza humana nunca trascendería ciertos límites en su desarrollo porque la arquitectura de su pensamiento es lo más parecido a un virus, sencillo pero destructivo.

Parecido a como argumentaba ese extraterrestre, el comediógrafo español Adolfo Torrado, hoy olvidado pero quien fuera el más popular hace poco más de medio siglo, ponía a un personaje suyo a requerirle a la Academia introducir lógica en el diccionario, según narró su presidente Fernando Lázaro Carreter.

En su recordada columna de “El País”, escribía Lázaro Carreter: “¿Por qué, se preguntaba, el bombín es cosa de mayor tamaño que el bombón?; hay que permutar ambos nombres. La misma falta de racionalidad afecta a polvorín y polvorón, a botín y botón… Dejaba sin pareja al cojín, por la censura tal vez, pero quizá, por fanfarronería”.

He recordado ambos asuntos, lo de la arquitectura viral del pensamiento y la “ilogicidad” del idioma (¡y no por los “cojines”!), al leer en la prensa declaraciones atribuidas al ingeniero Félix Bautista, flamante senador por San Juan de la Maguana, según quien “la repostulación del Presidente Fernández está en pié” ya que “la permanencia suya en la dirección del Estado se hace necesaria para garantizar el clima de estabilidad política y económica que se vive en el país desde el año 2004”.

Bautista es también secretario de organización del PLD, ex director de la poderosa Oficina Supervisora de Obras del Estado y uno de los más íntimos colaboradores de Fernández.  A diferencia de Bautista, creo que si el Presidente logra merecerse ser re-electo, será por lo que haga durante los próximos doce o dieciocho meses y no por sus logros del pasado.

El cansancio y deslustre que rodean la idea de una nueva postulación de Leonel tienen más que ver con el desencanto al comparar sus potencialidades con su desempeño, que al compararlo con las alternativas. Es como el golfista cuyo juego es contra (o a favor de) sí mismo. Se trata de expectativas incumplidas o la parábola de los talentos: el mejor Presidente es el Leonel que la mayoría ha ansiado ver sacudirse, enderezar entuertos y elevarse sobre el cieno.

Talvez algunos que preferimos a Leonel veamos como el reto de Sísifo poner a Bautista a empujar la re-elección.

[email protected]

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *