X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Jueves 21 de enero, 2021
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 198,123
  • Nuevos casos 1,532
  • Fallecidos total 2,470
  • Nuevos fallecidos 9
  • Recuperados 145,681
  • Críticos
  • Pruebas 973,586
<< Mapa interactivo >>

Comer jamón en el tercer trimestre del embarazo no es recomendable, según expertos

Comer jamón en el tercer trimestre del embarazo no es recomendable, según expertos
Comer jamón en el tercer trimestre del embarazo no es recomendable, según expertos

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-El no poder comer jamón es una de las prohibiciones que peor llevan las embarazadas. Si la mujer no ha pasado la toxoplasmosis se le recomienda evitar las carnes crudas o poco cocinadas por el riesgo de contraer esta enfermedad durante la gestación.

Nuevas investigaciones van camino demostrar que el riesgo del jamón tal vez no es tanto como pareciera. Creen que cuanto más curado esté en el jamón, menos riesgo de contraer toxoplasmosis en el embarazo.

Aunque todavía no estamos en el punto de afirmar que consumir jamón en el embarazo es seguro, las investigaciones van por muy buen rumbo. «Se está comprobando cómo el tiempo del proceso de curación, el contenido en sal y otros factores hacen inviable en el tiempo la supervivencia del parásito de la toxoplasmosis», dicen los expertos.

Cuando quedas embarazada, en la primera analítica te confirman si has pasado o no la enfermedad, es decir si tienes los anticuerpos o no. En el caso de no haberla padecido te indican las recomendaciones a seguir que incluyen evitar el consumo de carnes crudas, ya sean embutidos, pescados, sushi, etc., lavar utensilios que hayan estado en contacto con carne cruda, lavar bien frutas y verduras, lavarse las manos siempre antes de comer y evitar el contacto con las heces de los gatos (en gatos domésticos, se cree que el riesgo es mínimo).

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa producida por el parásito toxoplasma gondii que en la mayoría de los casos no da síntomas o son muy leves, por eso raramente uno sabe si la ha pasado o no, pero en el embarazo puede ser muy grave si se transmite al feto.

¿Por qué se empieza a desmitificar el riesgo?

Por un lado, se cree que si la mujer no ha pasado la enfermedad hasta el momento de estar embarazada, es prácticamente imposible que la contraiga durante los meses de gestación comiendo lo mismo que comía antes. Los productos envasados que podemos adquirir en grandes supermercado y de marcas de confianza han pasado rigurosos controles de calidad y deberían estar libre de la enfermedad.

El tiempo de curación podría suponer una desactivación del parásito toxoplasma gondii, y por lo tanto un pasaporte de confianza para el jamón.

Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *