En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Comiendo con su dama

Comiendo con su dama
Juan Taveras Hernández

Perdonen que insista tanto, pero cada vez estoy más convencido de que, contrario a otros países, donde el escándalo de Odebrecht ha terminado la carrera política de ministros, ex presidentes y presidentes, en el caso de la República Dominicana, donde hubo sobornos por más de 92 millones de dólares y donde fue instalada la oficina clandestina encargada de la entrega de dinero ilícito, no pasará nada. Tal vez, sólo tal vez, sea sacrificado Ángel Rondón y cualquier otro, enviándolos a la cárcel por un tiempo prudente con la promesa de ponerlos en libertad en el menor tiempo posible, para bajar la presión de los Estados Unidos.

El gobierno enfrenta cada vez menos protestas sociales reclamando el fin de la corrupción y la impunidad. Las organizaciones civiles han disminuido notablemente sus denuncias; los partidos de oposición parecen aliados al gobierno, mientras izquierda, atomizada por el protagonismo pequeñoburgués, no tiene manera de salir del pantano político e ideológico donde se encuentra sumergido desde hace muchos años, buscando un camino que no acaba de encontrar.

La izquierda prácticamente desapareció. Los partidos de oposición, ni dicen, ni hacen nada. El Movimiento Verde ha perdido el color de la esperanza. Parece que sus integrantes se cansaron de marchar o se convencieron de que ese método no conduce a ningún lado porque el gobierno no le teme. Los verdes eran políticamente inofensivos.

En los países donde el caso Odebrecht ha alcanzado grandes movimientos de protestas y denuncias, el gobierno no controla del Congreso ni de la Justicia. Las instituciones tienen un peso específico que las autoridades no pueden ignorar. En esos países la prensa no está mediatizada, ni existen bocinas, pitos, cornetas y megáfonos para repetir las mismas mentiras 24 horas al día todos los días, como sucede en el nuestro.

Gracias a ese poder sobre la prensa, el gobierno saca un escándalo de los medios y mete otro, según su conveniencia para entretenemos ingenuamente sin darnos cuenta que es “mareo”, solo “mareo”. Ejemplo: Quirinito, muerto y resucitado; la reelección cada vez que hay un problema; Ley de Partidos Políticos, etc., etc. (Joao Santana, profesional

de la “rumorología”, parece mantener sus hilos en el Palacio Nacional para ayudar a su amigo Danilo Medina, quien tanto le agradece.

Con expedientes insustanciales, carentes de pruebas reales, basados en supuestos, “tal vez”, “a lo mejor”, “quizás”, etc., un juez tiene que ser muy descarado, comprado o cobarde para evacuar sentencias condenatorias.

El Congreso no hará nada porque varios legisladores, de ambas cámaras, aceptaron sobornos, como en el caso de los aviones Súper Tucano.

Si el Congreso, (diputados y senadores) la Justicia (jueces y fiscales) y la prensa fueran independientes, sin más compromisos que con la verdad y la leyes, otro gallo cantaría. Pero muchos dueños de medios tienen contratos millonarios con el gobierno. Eso los ata.

Contrario al caso peruano, donde un ex presidente ha sido pedido en extradición y el presidente PPK debió dimitir, en principio por Odebrecht, luego por estúpido, en la República Dominicana, donde no hay oposición, ni fuerza social temible, el presidente Danilo Medina continuará comiendo con su dama a pesar de ser un pésimo jugador de Ajedrez.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *