x

Cómo ha evolucionado el tema haitiano en las rendiciones de cuentas de Abinader

Soberanía

En 2023 y, pese a la persistencia de la criminalidad en el lado haitiano, Abinader, resaltó el impacto que del activismo dominicano en la Organización de las Naciones Unidas frente a la situación haitiana.

Imagen sin descripción

Santo Domingo.- Un acuerdo de colaboración internacional, un muro divisorio entre ambas naciones sin terminar y el reclamo a los organismos internacionales de intervenir el territorio haitiano en medio de la crisis inseguridad que atraviesa desde 2021, así han evolucionado los pronunciamientos del presidente Luis Abinader durante las rendiciones de cuenta pasadas.

En su primera alocución, en 2021, el presidente apostaba por el trabajo conjunto y el fortalecimiento de las relaciones internacionales con el vecino país, discurso que cambió el año siguiente tras el magnicidio de su homólogo haitiano Jovenel Moïse.

Estamos decididos a mantener unas relaciones de mutuo beneficio con Haití, con quien hace poco más de un mes firmamos un acuerdo sin precedentes que contempla apoyar la cedulación con documentos de su país, de los ciudadanos que se encuentran en nuestro territorio; la venta de energía, y la instalación, con colaboración internacional y en coordinación con su gobierno, de hospitales de maternidad en el lado haitiano de la frontera, que puedan dar servicio a sus mujeres, en condiciones dignas y evitando la saturación de los servicios de salud dominicanos”, expresó Abinader.

Moïse falleció solo cuatro meses después de este discurso y la crisis haitiana escaló hasta convertirse en una vorágine de preocupación e incertidumbre que tocó al pueblo dominicano.

“En relación con la situación del vecino país de Haití, he declarado en más de una ocasión que la República Dominicana no puede hacerse cargo, y no lo hará, de lo que pasa al otro lado de nuestra frontera”, aseguró el presidente durante su segunda, siete meses después del asesinato del mandatario haitiano.

Expresó su preocupación por el deterioro de la institucionalidad, la situación de permanente inseguridad y el absoluto descalabro socioeconómico de Haití que se hacía cada vez más creciente, “y ante eso ya me pronuncié en los escenarios internacionales donde corresponde dilucidar tan terrible situación para buscar una solución conjunta por parte de la comunidad internacional”, añadió el jefe de Estado.

Este segundo alegato versó entorno a la seguridad dominicana y las medidas a tomar para impedir cualquier laceración a la soberanía nacional.

El pasado día 20 comenzamos a construir la verja fronteriza para tener un mayor control de los flujos migratorios y atajar allí mismo el contrabando, el tráfico de personas y las posibles incursiones de bandas organizadas que puedan tener la intención de desestabilizar la paz y la seguridad y malograr la buena vecindad entre ambas partes de la isla”, dijo el presidente.

Agregó, además, que garantizar la seguridad de nuestro país es fundamental para su gobierno y por ello se dispusieron todas las medidas para salvaguardar nuestras fronteras, la soberanía y garantizar la paz.

En 2023 y, pese a la persistencia de la criminalidad en el lado haitiano, Abinader, resaltó el impacto que del activismo dominicano en la Organización de las Naciones Unidas frente a la situación haitiana.

“Las posiciones expuestas por la representación dominicana en las asambleas de la ONU y en las sesiones del Consejo de Seguridad y otros organismos internacionales han sido enfáticas sobre la necesidad de sentar las bases hacia una mayor ayuda para Haití y la creación de una fuerza internacional, de apoyo a la Policía Nacional haitiana y de persecución a las bandas criminales que lo azotan”, sentenció el jefe de Estado.

“Asambleístas, pueblo dominicano, nunca la situación de nuestro país vecino había sido tan dramática. Haití es hoy un país devastado por las crisis, con un Estado colapsado y una comunidad internacional que no actúa”.

Siendo el 2023 un año preelectoral, Abinader hizo un llamado a la responsabilidad para apartar el problema haitiano de la lucha partidista, abogando por acuerdo nacional que comprometa a los partidos dominicanos a dar respuesta unánime en la defensa y la protección de la soberanía.

En la frontera

En cada uno de los discursos de rendición de cuentas, Abinader aseguró que trabajaría para fortalecer la seguridad de la frontera, iniciando con la construcción de la verja perimetral que prometía mantener a cada quien en su lugar.

En 2021, el gobierno empezó la construcción de una verja perimetral, obra que según el presidente que incluiría medios físicos, tecnológicos, sensores de movimiento, cámaras de reconocimiento facial, radares y sistemas de rayos infrarrojos.

Y en 2022, el presidente anunció que se había puesto en marcha un plan de acción y blindaje fronterizo con el Ejército de República Dominicana y el Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza (CESFRONT), para abordar y afrontar los riesgos y amenazas en la zona fronteriza terrestre.

Sin embargo, la obra de 391.6 kilómetros y, a tres años de iniciada, solo ha sido completada en un 50%.

La rendición

El presidente Luis Abinader deberá rendir cuentas ante el Congreso Nacional y a la nación, obedeciendo a lo establecido en la Constitución Dominicana en su artículo 114, que manda al jefe de Estado a justificar el uso dado al presupuesto anual durante este último período.

Es responsabilidad del Presidente de la República rendir cuentas anualmente, ante el Congreso Nacional, de la administración presupuestaria, financiera y de gestión ocurrida en el año anterior, según lo establece el artículo 128, numeral 2, literal f) de esta Constitución, acompañada de un mensaje explicativo de las proyecciones macroeconómicas y fiscales, los resultados económicos, financieros y sociales esperados y las principales prioridades que el gobierno se propone ejecutar dentro de la Ley de Presupuesto General del Estado aprobada para el año en curso”, indica el texto en la carta magna.

Comenta con facebook