En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Cómo mantener el suspenso en la relación

Cómo mantener el suspenso en la relación
Cómo mantener el suspenso en la relación

La seducción es fácil y práctica siempre y cuando se lleve a cabo paso a paso. La seducción es poder, dice el autor Robert Greene, en su best seller, “Las 48 leyes del poder”.

Para él, el medio infalible de seducir, a no importa quién, es satisfacer la insaciable necesidad de placer que es inherente a cada ser humano. Aquí una selección de consejos, algunos maquiavélicos, pero eficaces con un toque de cinismo. Con un particular sentido del humor, aquí los consejos del autor.

1. El despertar del deseo

Primeramente hay que elegir a la víctima. Busca a alguien que presente ciertos signos de debilidad, como timidez, soledad, etc., y que responda a ti con signos positivos. Entre ellos pueden ser, por ejemplo, miradas directas, atenciones especiales, algo que indique que no le eres indiferente a la víctima. Igualmente puedes elegir a alguien que te guste verdaderamente.

2. Inspirar confianza

Al inicio no reveles tus verdaderas intenciones. Muestra al inicio amistad, que te permitirá saber más acerca de la personalidad, los gustos y las debilidades de su víctima. Una vez que sepa que no hay “malas” intenciones, la tensión entre ambos (como ocurre casi siempre en las personas del sexo opuesto) desaparecerá. Él o ella entonces buscará el contacto y se encontrará en la posición de “seductora” pensando tener las riendas de todo.

3. No lo reveles todo

Una persona enigmática intriga siempre más que alguien que da a conocer todo de sí en los primeros encuentros. Cultiva cierta complejidad sobre tu carácter y ofrece, a veces, señales contradictorias para atraer a tu víctima.

4. Suscitar los celos

Aunque no es del todo bueno, a veces pueden ayudar. Hazte el no disponible, hazte de admiradores, y de alguna manera, crea en tu víctima cierta frustración de no tenerte seguro del todo.

5. Crear necesidades

Hacer una actividad en común, que haga más fuerte la ausencia cuando tú “no puedas” asistir. La asistencia a un club de lectura, de ejercicio, etc. O a una actividad en común que tú hayas propiciado. Las personas adoran compartir sus gustos y actividades.

6. Haz salir tus verdaderas intenciones poco a poco

Una vez que la víctima esté intrigada por tu actitud, muestra un poco de tus intereses, pero sólo un poco. Ofrécele pequeños regalos, placeres que le gusten, pero siempre con mesura. No des todo, pues luego de la frustración viene el deseo, y entonces podrá ser el momento de atacar.

7. Mantener el suspenso

En esta fase de la seducción lo importante es que el interés se mantenga y el suspenso no desaparezca. Sé imprevisible, crea sorpresas (un regalo dejado en la puerta, una visita imprevista, etc.) y disfruta bien de esta fase de la seducción. Sé imaginativo y nunca seas tan directo.

8. Escribe

Esa práctica que muchos han dejado sólo para hacer la lista del supermercado, puede ser altamente eficaz cuando de seducción se trata. Escribir cartas con delicadeza y sinceridad siempre puede funcionar. Una vez que haya inspirado confianza, escríbele sin prevenirle. Escribir algunas líneas sinceras, pero cargadas de erotismo será muy revelador para él o ella.

9. Provoca una regresión

Los placeres más intensos vienen de la infancia. Recrea una relación que le recuerde a tu víctima esos momentos por algún tiempo, y revive esos instantes de su vida: algunos juegos, ser el padre o la madre protectora que él o ella no tuvo. Intenta reparar ciertas cosas, pequeñas, sin que llegue a desarrollarse una relación codependiente.

10. Saber concluir

Después de la seducción mental y sentimental, deja lugar a la seducción física. Llama únicamente al erotismo, a la sensualidad. No utilices el lenguaje directo de las palabras, mejor entonces, hazlo con el cuerpo para llegar al punto que dé inicio a una relación. Después de que tu víctima esté al corriente de sus sentimientos, cesa de jugar el rol de seductor. Ahora se invertirán los papeles y a él o a ella, le tocará actuar si está realmente interesado. Después la naturaleza seguirá su curso y el verdadero amor podrá surgir. El amor se basa en la sinceridad, pues el juego de seducción no deberá ser tomado a cuento. Sólo permitirá atizar la llama del amor y emprenderla correctamente.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *