En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Como son las sanguijuelas

Desde hace ya varias semanas que se viene hablando acerca de lo que son las “clean lyrics” o letras limpias como se le llama en el ámbito local. No es de nuestro asombro como ahora hay toda una campaña para “defender”, reconociendo e impulsando a los “artistas” urbanos que han venido trabajando para darle composiciones a la gente que no sean ofensivas contra la dignidad de la mujer y la moral, hundiendo, avasallando y exiliando a los otros que antes sonaban y dejaban exponerse al aire solo por puro morbo…

Al parecer un canal y en especial una sección de un noticiero tuvo que hablar del  caso para que se pusiera la cosa en la mesa porque  muchos de los periodistas del arte son como las sanguijuelas; cuando no están hablando sobre el extranjerismo plástico y/o enlatado están esperando que alguien haga una investigación sobre algún tema, que salga hablando sobre el mismo y que tenga por lo menos una pizca de popularidad, inmediatamente se ponen a rodear el mismo como si el medio no tuviera más historias que contar.

Esto no es más que el resultado del mar profundo que se viene llenando desde hace ya 8 años, tiempo en que nosotros venimos año tras año, semana tras semana denunciando, advirtiendo y desgastando nuestras voces en contra de lo que ahora, porque fulanito de tal dijo, después que sienten el cargo de la conciencia, después de no escuchar el grito unánime de los que siempre hemos estado en contra,  y de censurarnos, ahora es toda una novedad.

Pero el ánimo de este artículo no es ya para reclamar, porque tarde o no, ya se decidieron y se encausaron por donde hace rato debieron.

Hay que aclarar una cosa; la promoción en las emisoras no es ni será la misma que  la que se desempeña en el mundo virtual, principalmente en las redes sociales… en la radio se paga la payola, en los medios virtuales las más de las veces no.

Desde la creación y aparición de YouTube, Facebook, Twitter, y recientemente Instagram, pasando por Alofoke music.net,  metro urbano magazine, mundo RD.com entre otras… (Que son las de más renombre a nivel local) ya todo el mundo tiene el control de subir y exponer su música. Pero, ¿a oídos de quienes en particular va a parar esta música muchas veces radiactiva,  efímera y venenosa?

La respuesta es fácil y sencilla…

Todos saben que de la masa que esta online ahora mismo la niñez y la adolescencia tienen a tener el pedazo más grande. Son ellos los que están expuestos a cualquier basura que se cuelgue y que en la mayoría de los casos son bombardeadas bajo el argumento de que es de es de un conocido (que no le gusta para nada leer)  que ese mismo documento es “muy duro” o que “nació pegao`” (según las palabras de quienes se encargan de subirlos), los pobres como son tan fáciles de influenciar pues lo descargan a sus teléfonos y empieza el circulo que va desde los niños en la casa con sus computadoras y radios, pasando por los  carros con música potente siguiendo a las discotecas (salvo algunas asociaciones de Dj’s ) y yendo a parar a las emisoras.

Mi pregunta es la siguiente;

¿Entonces como regulamos la música mala para que también se limpie de los Cd`s copias, de las paginas locales, de los medios y espectáculos públicos?

Todos sabemos que con la oficina que antes mencionamos no contamos, dos semanas atrás publicamos un trabajo que en el cual poníamos de manifiesto las facultades y la labor  patriótica que esta hace.

Esperamos que todo esto no sea un show más del plan estratégico que algunos programas disfrazan de nuevos colores a la sociedad cuando muchas veces no son más que fuegos artificiales que pasan rápidos.

post data: Desde hace un tiempo conocidas paginas artísticas son galerías de porno en todas sus manifestaciones buscando atrapar a niños y jóvenes.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *