En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Con 34 estafas, Bonifacio ocupa lugar privilegiado en Marlins

Con 34 estafas, Bonifacio ocupa lugar privilegiado en Marlins
Con 34 estafas, Bonifacio ocupa lugar privilegiado en Marlins

Emilio Bonifacio.

MIAMI.- El dominicano Emilio Bonifacio continúa añadiendo bases robadas a su total de estafas de por vida esta temporada.

Bonifacio se ha robado 34 almohadillas en 43 intentos este año -buenas para un porcentaje de 79.1- y tiene 13 bases estafadas más que su total en 2009, su anterior marca personal.

Entre jugadores con al menos 35 intentos de robo en una campaña, Bonifacio es dueño del tercer porcentaje más alto en la historia del club, sólo detrás de Andy Fox (de 38-31, 81.6 por ciento) en 2002 y Chuck Carr (de 40-32, 80 por ciento) en 1994.

Su promedio de efectividad en bases robadas ocupa la novena posición en la Liga Nacional entre jugadores con al menos 35 intentos, y sus 34 estafas son la mayor cantidad para un pelotero de Florida desde que su compatriota Hanley Ramírez se robó 35 bases en 2008. Juan Pierre es el líder de la franquicia de por vida en ese departamento, con 65 estafas en 2003.

Bonifacio atribuye el incremento de bases robadas este año al hecho de jugar todos los días. Sus 128 apariciones son una más que su marca previa en su carrera, la cual llegó en 2009 durante su primera campaña con los Marlins.

“Simplemente he jugado más y me he embasado más, y eso me ha hecho recuperar el ritmo en los senderos”, manifestó Bonifacio. “Cuando logras embasarte, es como si hubieras conectado un doblete, entonces ya estás en posición de anotar”.

El timonel de los Marlins, Jack McKeon, también piensa que el uso efectivo del robo retardado le ha ayudado a Bonifacio como robador de bases.

“Perry Hill es el coach de la primera base y ha logrado tomarles el ritmo a los lanzadores, además de percatarse de cuáles pitchers descuidan más a los corredores”, destacó McKeon. “(Perry) Ha sido capaz de alertar a nuestros corredores y merece crédito.

“En un robo retardado, la clave es sorprender al segunda base y al campocorto ‘dormidos en sus laureles’, sin poner atención a los corredores. El receptor se queda de manos atadas porque nadie está cubriendo la almohadilla”.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *