En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“Con dolor parirás los hijos”

Vamos a hacer visible lo invisible. A pesar de que el versículo 3:16 del Génesis, dice: “(Dios) a la mujer le dijo: con dolor parirás los hijos”, la información permite vivir el parto como una fiesta a la vida.

La emoción que sentimos cuando escribimos nuestro nombre. Soy y existo. Se me antoja debe ser lo que siente la Tierra cuando pare una mujer, la humanidad se reafirma.

Asegurar el respeto al rol protagónico de la mujer al momento de ofrecer la vida, a su derecho a decidir, sin obstaculizar el apego precoz del recién nacido con su madre, sin causa médica justificada, negándole la posibilidad del contacto piel con piel y de ser amamantado de forma temprana es un derecho innegable.

Cualquier acción o trato deshumanizado que altere de forma patológica los procedimientos que conlleva un embarazo, desde el período de gestación hasta el postparto, afectando de manera directa o indirecta el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres es llamado violencia obstétrica. Esta puede ser física, psicológica, y falta por incluir la económica.

Violencia física: se traduce en prácticas invasivas, tales como los múltiples tactos realizados por diferentes personas, la episiotomía de rutina, subirse en el abdomen para empujar al feto, limpiar el útero postparto sin anestesia, alterar el proceso natural del parto de bajo riesgo, mediante el uso de técnicas de aceleración, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer. Realizar una cesárea existiendo condiciones para parto vaginal, obteniendo el consentimiento bajo primicias falsas, y aprovechando la desinformación y las condiciones de vulnerabilidad de la embarazada.

Violencia psicológica: se manifiesta en un trato deshumanizado mediante la utilización de un lenguaje inapropiado y grosero, discriminación, humillación, burlas y críticas respecto al estado de la mujer y su bebé. Asimismo alcanza la omisión de información sobre la evolución del embarazo por parte de los profesionales de salud.

Desde no llamar a la mujer por su nombre y ser considerada un número, el festín de las cesáreas, hasta las esterilizaciones forzadas o sin concienciación previa sobre los métodos de larga duración existente de forma gratuita en el Ministerio de Salud, son diferentes caras de la violencia obstétrica.

Hay poca consciencia en la sociedad sobre este tipo de violencia, pero existe y debería ser tan denunciable como cualquier otra. Entre la desinformación de las mujeres, y la manipulación o cosificación del cuerpo de mujer , podríamos señalar que la violencia obstétrica es producto de un entramado multifactorial donde confluyen la violencia institucional y la violencia de contra las mujeres.
Comenta con tú facebook

Comentarios

Es lamentable doctora Fondeur, pero la violencia fisica que incluye a un professional de la medicina es una muestra de falta de amor al projimo y respeto hacia Dios. Mentir y hacer creer algo por obtener un beneficio economico es no tener conciencia. Lo que no piensan tal vez, es que algun dia tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios y rendirle cuentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *