En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Con la dimisión de Ancelotti, el Real Madrid ya no puede alardear de señorío

Con la dimisión de Ancelotti, el Real Madrid ya no puede alardear de señorío
Con la dimisión de Ancelotti, el Real Madrid ya no puede alardear de señorío
Carlo Ancelotti, ex-técnico del Real Madrid deja el club con un palmarés importante incluyendo una Champions League, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes, en tan solo temporadas.

Carlo Ancelotti, ex-técnico del Real Madrid deja el club con un palmarés importante incluyendo una Champions League, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes, en tan solo temporadas.

SANTO DOMINGO.- Tan sólo días después de que el Real Madrid perdió la semifinal de la Champions League por un gol muy puntual contra la Juventus, y cuando ya no había esperanza de ganar la Liga, el periódico As de España realizó una encuesta a los aficionados del Real Madrid preguntándoles quién querían que fuese el técnico del equipo de fútbol para la próxima temporada. Los aficionados fueron contundentes: un 44% querían que Ancelotti siguiera en el banquillo. Jurgen Klopp fue el segundo que más votos obtuvo con un 28%.

A este llamado se sumaron los jugadores, los pesos pesados del vestuario. Iker Casillas, Sergio Ramos, Carvajal, Cristiano Ronaldo, todos fueron claros con sus mensajes: querían que Ancelotti siguiera.

El mismo Ancelotti dijo repetidamente en rueda de prensa: “Yo quiero seguir.”

Las cosas no podían estar más claras: aunque no ganaron ningún título importante en la temporada, tanto público, como jugadores y cuerpo técnico, y hasta la prensa, estaban en completa sintonía y tenían fe en que el proyecto del Real Madrid tenía potencial para volver a dar triunfos tan importantes como los logrados la temporada 2013-2014 – cuando ganaron la Copa del Rey y la ansiada Décima Champions League- tal y como estaba, con Ancelotti al frente.

Pero así mismo como le pasó a Vicente del Bosque una temporada después de también haber ganado la Champions League en el 2002, el grupo de burócratas y ejecutivos orgullosos liderados por Florentino Pérez, no desistió de su locura: Ancelotti fue despedido.

En la rueda de prensa en la que expresó el incomprensible anuncio, el Sr. Pérez disparó disparates como “El Real Madrid necesita un nuevo impulso” para justificar la decisión. Al ser preguntado de por qué no creía que Ancelotti le podía dar ese impulso al Real Madrid, el Sr. Pérez, sin vergüenza ni agitación,  así como un muchachito que aceptó el hecho de que no planeó bien la tarea, simplemente dijo: “Pues no lo sé.”

“No lo sé.” Así es que se maneja una de las instituciones más importantes del deporte mundial “no lo sé.” Parecía un relajo pero lo triste es que el pobre Carleto se quedó sin trabajo luego de haber resistido las mañas de compras típicas de Florentino Pérez, restructurar el equipo de tal forma para ganar la Champions League –trofeo más importante para el Real Madrid-, romper el récord de victorias seguidas por un equipo español, y de ganar un total de cuatro títulos.

Uno dirá que aquí tiene que haber algún motivo detrás de todo, que una institución tan respetable no puede ser tan irracional. ¿Dinero tal vez? Eso podría funcionar para explicar la venta o la compra de un jugador, como la compra de James o Gareth Bale, o la venta de Özil, Di María y Xabi Alonso, porque los jugadores nuevos venden camisetas, y más si vienen de otro país donde haya gente con potencial de volverse aficionado; pero con un entrenador? No,los entrenadores no venden camisetas.

¿Pero y por qué entonces, por qué hacer esto? La única razón que se puede discernir es que la Junta de Directivos de este club está tan deludida con esa idea de que el Real Madrid es grande porque tiene ciertos “estándares” inalterables, que no hay forma de quedarse con un entrenador que no gane uno de los títulos grandes en la temporada, no importa si el equipo está jugando de manera excelente, si la promesa es buena, y si todo el mundo quiere a ese entrenador. Es esa misma idea que ha llevado a que el que se supone que sea el club más grande de la historia sólo haya ganado una Liga en 7 años, mientras que el Barcelona consigue su segundo Triplete en 6, jugando con el mismo núcleo de jugadores, y sin cambiar entrenadores cómo si fueran zapatos.

Cuando pasó con del Bosque una década atrás, tal vez estos directivos se podían escudar en que había un cambio de la manera de jugar fútbol u otro disparate del estilo, pero ahora el “no lo sé” de Florentino los deja expuestos en su estupidez.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *