En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“Con mis actos, reflejo quien soy”

Fe y Vida

Un cordial saludo para todos mis queridos lectores.

Cada uno de nosotros reflejamos muchas veces lo que verdaderamente no somos, por eso siempre digo que tenemos que tener mucho cuidado de cómo actuamos, pues no puede existir una dicotomía entre nuestro pensar como seres humanos y nuestro obrar.

Los demás se harán una imagen de nosotros según actuemos, pues eso es la parte nuestra que van a ver los otros, ellos no pueden ver nuestro pensar, y nos juzgaran según vean nuestras actuaciones. Recordemos que nuestras actuaciones casi siempre van acompañadas de la cara que ponemos. No somos responsables de la cara que tenemos, pero si somos responsables de la cara que ponemos.

“Se dice que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una casa abandonada. Cierto día, un perrito buscando refugio del sol, logró meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa. El perrito subió lentamente las viejas escaleras de madera. Al terminar de subirlas se topó con una puerta semiabierta; lentamente se adentro en el cuarto. Para su sorpresa, se dio cuenta que dentro de ese cuarto habían 1,000 perritos más, observándolo tan fijamente como él los observaba a ellos. El perrito comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco. Los 1,000 perritos hicieron lo mismo. Posteriormente sonrió y le ladró alegremente a uno de ellos. El perrito se quedó sorprendido al ver que los 1,000 perritos también le sonreían y ladraban alegremente con él.

Cuando el perrito salió del cuarto se quedó pensando para sí mismo y se dijo: ¡Qué lugar tan agradable, voy a venir más seguido a visitarlo! Tiempo después, otro perrito callejero entró al mismo sitio y se encontró en el mismo cuarto. Pero a diferencia del primero, este perrito al ver a los otros 1,000 perritos del cuarto se sintió amenazado ya que lo estaban viendo de una manera agresiva. ¡Que lugar tan horrible es éste…nunca más volveré a entrar aquí!”

En el frente de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía: La casa de los 1,000 espejos.

Recordemos que todos los rostros del mundo son espejos. Tenemos que decidir cómo vamos a actuar y cuál rostro llevaremos por dentro y ese será el que mostraremos. El reflejo de nuestros gestos y acciones es lo que vamos a proyectar ante los demás. Recordemos siempre que con nuestro actuar, vamos a reflejar quienes somos

El primer perrito, entro al cuarto y miro a los espejos con una carita dulce y muy lleno de amor, por consiguiente se sintió bien recibido. El otro entro y se sintió amenazado, el miro a los espejos con su cara agresiva, eso hiso la diferencia.

Mis Amigos, término con el Versículo 13, de la Carta de San Pablo a los Corintios, Capitulo 13, y dice así: La fe, la esperanza y el amor. Ahora tenemos los tres. Pero el mayor de ellos es el amor.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *