En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

¿Con una enfermedad reumática se puede tener un embarazo normal?

¿Con una enfermedad reumática se puede tener un embarazo normal?
¿Con una enfermedad reumática se puede tener un embarazo normal?

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La doctora Cuadrado se ha incorporado hace unas semanas a la Clínica Universidad de Navarra en Madrid como directora del Servicio de Reumatología después de más de veinte años de trabajo en el St. Thomas Hospital de Londres.

En su conversación con EFE, esta especialista se centra en los avances de las mujeres con enfermedades reumáticas para desarrollar embarazos con normalidad y en el impulso que, en su opinión, necesita la reumatología pediátrica.

Enfermedades reumáticas y embarazo

La clave es la planificación y el control del embarazo, resalta María José Cuadrado, quien divide las enfermedades reumáticas en dos: las artritis inflamatorias y las enfermedades autoinmunes sistémicas, sobre todo el lupus eritematoso y el síndrome antifosfolípido.

“Cuando yo empecé en Londres hace 20 años, la tasa de embarazos con éxito en pacientes con lupus eritematoso sistémico y/o síndrome antifosfolipido era de alrededor del 25 por ciento. Ahora esa tasa alcanza el 91 por ciento, fundamentalmente por la multidisciplinariedad con que se aborda esta situación”, señala.

Las artritis inflamatorias “no van mal en el embarazo y tampoco tienen efectos sobre el niño; en estos casos, hay que ver bien la medicación que se está tomando porque algunas pueden provocar malformaciones”, señala.

Si una mujer con artritis inflamatoria quiere quedarse embarazada tiene que informar de ello a su reumatólogo, revisar la medicación, cambiarla si es preciso para evitar malformaciones y, cuando el control de la enfermedad esté garantizado, quedarse embarazada, expone la especialista.

“Si estas patologías (entre las que se encuentran la artritis reumatoide, la artritis psoriásica y las espandiloartropatías) no se controlan bien, el embarazo puede reactivarlas”, indica.

En el grupo de las enfermedades autoinmunes sistémicas, tanto el lupus eritematoso como el síndrome antifosfolípido “pueden empeorar”, advierte.

En el caso del lupus eritematoso sistémico, se recomienda que la enfermedad esté controlada al menos durante los seis meses previos al embarazo para evitar que la enfermedad empeore.En el lupus, más de un 30 por ciento de las pacientes tienen un brote durante el embarazo, y en el síndrome antifosfolípido, que se relaciona con la trombosis, pueden sufrir una trombosis si no hay un buen control de la enfermedad, explica.

Algunos anticuerpos presentes en pacientes con lupus y con síndrome de Sjogren como el anticuerpo anti-Ro y anti-La pueden producir un bloqueo cardíaco en el feto, señala Cuadrado.

El síndrome antifosfolipido está relacionado con pérdidas fetales y también con complicaciones asociadas a la disfunción de la placenta como la reducción del crecimiento intrauterino; estos embarazos deben ser monitorizados por un equipo multidisciplinar, prosigue.

“Todas estas complicaciones son tratables”, asegura la reumatóloga, quien insiste en la planificación del embarazo y el control de la enfermedad reumática de la mujer. “No hay que desanimarse ni tirar la toalla”, agrega.

Reumatología pediátrica

En cuanto a la reumatología pediátrica, Cuadrado estima que más que el aumento de casos lo que sucede es que se detectan mejor.

“Antes un niño con dolores articulares iba al traumatólogo y se decía que eran dolores de crecimiento, pero ahora con un mejor conocimiento de la especialidad vienen al reumatólogo y, a veces, no son dolores del crecimiento, sino que están asociados a una patología inflamatoria”, considera.

La artritis crónica juvenil, que puede empezar incluso a los tres o cuatro meses de edad, tiene una incidencia en menores de 16 años de 10 casos por cada 100.000 habitantes, aproximadamente, en países desarrollados, informa la doctora.

reumatología
Imagen de Reumasalud/Foto facilitada por la Sociedad Española de Reumatología

Se estima que un niño o niña de cada 1.200/1.500 padece una enfermedad reumática, según datos facilitados por la Sociedad Española de Reumatología (SER), quien añade que la enfermedad puede aparecer en cualquier edad y sexo, pero es mucho más frecuente en niñas que en niños.

“Las enfermedades reumáticas -continúa María José Cuadrado– se asocian con gente mayor, pero la enfermedad inflamatoria reumática afecta a los niños y niñas, y también a mujeres en edad fértil. La artritis reumatoide tiene un pico a partir de los 60 años, pero la mayoría se asocia a edades muy jóvenes”.

La reumatología pediátrica “no está extendida ni consolidada”, concluye la doctora, quien impulsará en la Clínica Universidad de Navarra una unidad especializada que incorpore reumatología, pediatría, traumatología y radiología.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *