En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Conmoción y solidaridad con Francia por atentados

Conmoción y solidaridad con Francia por atentados
Conmoción y solidaridad con Francia por atentados

PARÍS.- Francia trata de sobrellevar el dolor por los atentados del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en las inmediaciones del Estadio de Francia y en un barrio de moda en la noche parisina, muy frecuentado por los jóvenes, a pocas manzanas de la sede de la revista “Charlie Hebdo”, atacada el pasado enero.

A diferencia del atentado contra ese semanario satírico, centrado en periodistas que habían publicado caricaturas de Mahoma, esta nueva masacre ha tenido como objetivo a la población en general y, dado el momento -un viernes noche- y el lugar -algunas de las zonas más de moda para salir o escuchar música- escogidos, a la juventud parisina en particular.

Los distritos X y XI de París, favoritos entre los jóvenes por sus bares de ambiente bohemio y no especialmente caros frente a los de otras zonas como el Barrio Latino o Saint-Germain, han sido los más afectados en la catástrofe.

Y especialmente la mítica sala de conciertos Bataclan, situada en un teatro construido en 1864, donde han muerto tiroteadas más de 80 de las 127 personas asesinadas en esta oleada de atentados y que hoy permanecía protegida por un inmenso perímetro policial, rodeado a su vez de gran cantidad de unidades móviles y periodistas de múltiples nacionalidades y de curiosos y vecinos con gesto adusto.

“Oí tres ráfagas de tiros”, indicó Sheherazade, francesa de origen tunecino que se encontraba en su casa, situada junto al cordón policial, cuando comenzó el ataque en la sala.

“Los periodistas no tienen que decir que fueron los islamistas, no lo son. Si fueran musulmanes, primero no matarían, y en segundo lugar, matar a inocentes así un viernes… Son terroristas, criminales, en bandas organizadas”, declaró, y aseguró que, como musulmana, forma parte de muchos franceses de esa religión que están “totalmente en contra” del EI.

Cerca de uno de los portales de la zona se concentraban velas y ramos de flores con notas en las que se podía leer “Para los ángeles del rock”, en referencia a los fallecidos cuando varios de los terroristas abrieron fuego en Bataclan contra los espectadores que habían ido a escuchar al grupo estadounidense Eagles of Death Metal.

Entre los curiosos de pronto irrumpieron los acordes de “Imagine”, de John Lennon, interpretados por un joven en un piano portátil decorado con el símbolo de la paz que fue muy aplaudido por el público, que alivió así en cierto modo la tensión y la emoción de las últimas horas.

“La violencia es inútil”, repetía el pianista en inglés.

El encargado de un café cercano en el que anoche se refugiaron unas 40 personas insistió en que “no hay nada que contar, es gente que ha perdido a sus amigos, sus familias”, dijo a Efe.

Para Ángel, un vecino peruano que vive muy cerca del Bataclan, “no hay seguridad prácticamente ahora en París, por muy valientes que queramos ser, es imposible. No tenemos la seguridad ni siquiera de ir a tomar un café a un bar porque cualquiera puede pasar y disparar”.

“Tenemos que ser valientes, pero sobre todo hay que volver rápido a casa. Tenemos miedo de ir a las tiendas, desconfiamos de todo el mundo, no sabemos qué nos espera”, comentó a Efe Teresa, una mujer portuguesa a las puertas del hospital Lariboissière, donde están ingresados una treintena de heridos.

Desde su punto de vista estos atentados han ido contra “los jóvenes” y “la libertad”: “No somos libres en Francia”, apostilló.

Su postura contrastó la de Sara, una joven francesa que frecuenta con sus amigos los bares de la zona más afectada, “más conocida por los parisinos” que por los turistas.

“Es un barrio por el que sale mucho la gente, pero al final es algo que puede ocurrir en cualquier sitio”, comentó a Efe, al tiempo que consideró que la gente “no dejará de ir por allí ni de hacer su vida normal”.

La joven destacó que tras el ataque al “Charlie Hebdo” en enero pasado, la gente “continuó con su vida”.

“Aunque durante una semana la gente vaya a estar un poco en su casa y haya algunas tiendas cerradas, al final no vamos a dejar de vivir, de ir a trabajar”, dijo, y aseguró que, “si hay enfermos que se pasean con kalashnikovs, nosotros tenemos que demostrar que no nos vamos a detener. La vida va a continuar”.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *