En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Cretinismo electoralista

Cretinismo electoralista
Cretinismo electoralista

DEPORTESV.I Lénin usó el término “cretinismo parlamentario” para calificar a sectores “opuestos” a la autocracia zarista inmersos en las trampas parlamentarias e institucionales que ésta le tendió.

El líder revolucionario de la vieja Rusia no le daba a ese calificativo connotación peyorativa del intelecto de sus protagonistas, muchos de ellos con talento normal; sino que lo refería a su enfermizo apego a instituciones y leyes que había que subvertir, que los conducía a una especie de “estupidez política”: a aceptar el corral que le tendía la Monarquía.

En verdad –guardando grandes distancias- hay cierto parecido entre la conducta exhibida por aquellos señores de la politiquería rusa y el proceder de los “opositores” de derecha a la dictadura morada establecida desde el 2010-12. Me refiero a las actitudes reiterativas de una oposición sistémica y enfermizamente institucionalista, procedente del mundo directamente político o de la alta “sociedad civil”, evidentemente conectada a USAID, CONEP, Banca Privada, CÁMARAS MINERA y AMERICANA, y demás yerbas amargas.

Antes de las votaciones de este año, se chuparon sin impugnar la JCE, el TSE y el TC que condujeron los procesos viciados del 2012, y además recurrieron innumerables veces a esas instancias hasta hacer el ridículo; aceptando pasivamente –sin movilizar una mosca- que le masacraran su derechos.

Vieron venir en su contra todo tipo de fraudes y de trampas avasallantes sin rebelarse contra la inmundicia, acogiéndose imbécilmente a las reglas de juego de la dictadura corrompida y corruptora; cuando no -caso CONEP- defendiendo la JCE antes y en medio del desastre desbordado.

Durante las votaciones recientes se dejaron joder a penas pataleando. Consumados los fraudes reconocen la ilegitimidad de los resultados sin atreverse a subvertirlos en las calles. Lloriquean las trampas y hasta hablan de “colapso del sistema”, pero esconden su mugre y alianzas espurias y vuelven a apelar a las juntas electorales, al inefable TSE y al maleado TC. Incluso sacrifican a quienes sostenían rebeldías justas, como los Manuel Jiménez en Santo Domingo Este, para quedarse con los carguitos “opositores” que el fraude no pudo barrer.

Los/as hay que llaman a dejar ya las quejas, a aceptar la institucionalidad de la imposición fraudulenta, para procurar enmendarla “democráticamente” con una ley de partidos, una ley orgánica electoral y un TSE-JCE, a ser aprobadas por la porquería de Congreso que resultó de la suma de trampas aceptadas.

El cretinismo del que habló Lenin, además de obvio, carece de vergüenza.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *