En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Cuánto mejor estuviésemos si…

Cuánto mejor estuviésemos si…
Bernardo Vega

Durante el primer gobierno de Leonel Fernández (1996-2000) se pasó la ley que permite operar a las bancas privadas de apuestas las cuales han proliferado como hongos en campos, aldeas y ciudades. Los que apuestan a la larga siempre pierden y los dueños de las bancas se hacen ricos. Eso empeora la distribución del ingreso en el país. Esos dineros, después de los de los narcotraficantes, ya son los que más contribuyen a las campañas electorales y tienen fuerza hasta para oponerse a pagar impuestos. Si en vez de permitir esas bancas de apuestas el gobierno, copiando al modelo europeo, hubiese permitido bancas manejadas por entidades donde predomina la sociedad civil y las iglesias y cuyos beneficios van a instituciones caritativas y de bienestar social, nuestra curva de Gini (la distancia entre ricos y pobres) hubiese lucido hoy más decente. ¿De qué sirve entregar la tarjeta Solidaridad si ésta libra recursos para los pobres gastarlos en apuestas?

Durante ese primer gobierno de Leonel Fernández se firmó el contrato con la Cogentrix por medio del cual los accionistas de la empresa reciben millones de dólares de la CDEEE sin tener que generar ni un kilovatio. Si en lugar de ese contrato se hubiese dado una concesión para la construcción de una planta privada de gas natural en el puerto de San Pedro de Macorís que tan sólo recibiría ingresos si vende a precios competitivos, el país se hubiese ahorrado millones de dólares y el fisco millones de pesos.

Si durante el gobierno de Hipólito Mejía y debido a la quiebra fraudulenta del Baninter tan sólo se hubiesen honrado los depósitos hasta el equivalente en pesos de, digamos,  100 mil dólares, en vez de honrarlos a todos para beneficiar a unos cuantos muy ricos que tenían millones depositados allí ganando altos intereses, ¿cuánto menos hubiese sido la inflación y la devaluación en el 2003 y 2004, que golpeó tan severamente a nuestra clase media?

Si durante el gobierno de Hipólito Mejía no se hubiesen estatizado a Edenorte y Edesur ¿cuánto se hubiese ahorrado el Estado debido a que los políticos que luego las manejaron, poco les interesó cobrar la energía y mucho les interesó poner a sus compañeros políticos en la nómina?

Si durante el gobierno de Hipólito Mejía los helicópteros no se hubiesen comprado con precios abultados a través de la Sunland, sino como resultado de un concurso internacional, ¿cuánto se hubiese ahorrado el fisco? ¿Y si las docenas de créditos españoles duros y sobrevaluados hubiesen sido sustituidos por compras a través de los fondos españoles FAD, que requieren licitación, cuántos millones de euros no se hubiese ahorrado el fisco y la balanza de pagos?

Si en vez de las “nominillas” de empleados excesivos iniciadas por Hipólito Mejía y engrandecidas por Leonel Fernández, se hubiese adoptado el modelo de Joaquín Balaguer de bajos niveles de gastos corrientes para así poder contar con un alto volumen de inversiones en obras públicas, ¿cuánto se hubiese ahorrado el país?

Si Leonel Fernández, en vez de también haber tomado prestado a la Sunland, hubiese sometido a la justicia a los que se beneficiaron con la operación de esa empresa durante el gobierno perredeísta, ¿cuánto se hubiese ahorrado el país?

Si Leonel Fernández hubiese nombrado a Celso Marranzini en la CDEEE a principios del 2004, ¿cuánto menos sería hoy el déficit de la CDEEE?

Si Leonel Fernández hubiese nombrado a Daniel Toribio en Hacienda y a Manuel García Arévalo en Industria en el 2004, ¿cuánto más temprano se hubiese organizado el plan para lograr que los vehículos utilicen gas natural, el cual fue boicoteado durante años para defender los intereses de importadores de otros combustibles?

Si todas las construcciones realizadas por la Oficina Supervisora de Obras del Estado durante los gobiernos de Mejía y Fernández se hubiesen ejecutado con financiamientos del BID, el Banco Mundial y la Unión Europea, lo que hubiese requerido licitaciones, ¿cuánto se habría ahorrado el país?

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *