En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Cuba espera fuertes lluvias y vientos tras pasar "Isaac" por su extremo este

Rachas de viento azotan la costa norte de la provincia de Sancti Spíritus, Cuba.

LA HABANA, Cuba.- Cuba comenzó a sentir este domingo el embate de la tormenta tropical “Isaac” y espera que el domingo se intensifique en todo su territorio el efecto de los vientos y lluvias asociadas al ciclón, cuyo centro atravesó este mediodía el extremo este del país y ya se encuentra en el mar camino de Florida (EE.UU.).

Aproximadamente a las 15.00 GMT el área central de “Isaac” tocó tierra en la localidad de Imías, en la provincia de Guantánamo (extremo este de la isla), con vientos sostenidos de 95 kilómetros por hora y una trayectoria norte-noroeste en paralelo a la costa septentrional de Cuba.

El Instituto de Meteorología (INSMET) indicó que ese centro era casi imperceptible a su llegada al país, al igual que el de la salida al mar del ciclón, que se produjo a las 20.00 GMT por las inmediaciones de Guardalavaca, en la provincia nororiental de Holguín.

Con su desplazamiento, “Isaac” arrastrará la madrugada del domingo sobre Cuba toda su nubosidad y las áreas de lluvia intensa que este sábado afectaron todavía a Haití y República Dominicana.

Según el jefe del Centro de Pronósticos del INSMET, José Rubiera, “Isaac” arribó a Cuba con un incremento de su velocidad, de 28 kilómetros por hora, y aunque permaneció unas horas como un organismo “desarticulado” y “muy débil” comenzó a reorganizarse al penetrar en las aguas cálidas del Estrecho de Florida y subir su velocidad a 31 kilómetros por hora.

Está previsto que el ciclón se convierta en un huracán de categoría uno antes de entrar en Estados Unidos a partir del lunes.

El INSMET advirtió de que la circulación del ciclón es muy extensa y se complementa con otros sistemas existentes en el Golfo de México, lo que contribuirá a expandir las áreas de lluvia por toda la isla caribeña.

Además de las precipitaciones, se prevé para el domingo inundaciones costeras moderadas derivadas del oleaje marino en casi todo el litoral cubano, inclusive en la costa sur y la costa noroccidental, donde se encuentra La Habana.

Rubiera indicó que el occidente se puede ver afectado por “vientos fuertes del nordeste al norte, de entre 40 y 55 kilómetros por hora”, y reveló que este sábado los habaneros sufrieron alguna racha esporádica de viento de hasta 76 kilómetros por hora.

Las primeras informaciones de daños y evacuados de este sábado fueron en Baracoa, una localidad costera ubicada en Guantánamo.

Según la agencia oficial de noticias Prensa Latina, unas 50 viviendas resultaron dañadas, al igual que el servicio eléctrico y las comunicaciones.

Además, unas 1.000 personas tuvieron que abandonar sus casas debido a las penetraciones del mar y se refugiaron en viviendas de amigos y familiares, situación que se repitió en varios puntos del oriente y el centro cubano.

En la mayoría de casos fueron turistas que regresaron a sus casas anticipadamente tras las vacaciones de verano por precaución, como en las provincias de Holguín, Camagüey y Ciego de Ávila.

La Defensa Civil de Cuba ha tomado medidas ante el peligro de crecidas de ríos, inundaciones costeras y deslizamientos de tierra en zonas montañosas en las provincias orientales de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Las Tunas y Camagüey.

También hay acciones preventivas en las centrales de Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Villa Clara, Cienfuegos y Matanzas, esta última vecina de La Habana.

Las autoridades vigilan atentamente el estado y los volúmenes de los embalses nacionales, que están actualmente al 66 por ciento de su capacidad de promedio.

En Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Villa Clara y Camagüey, las presas superan el 80 por ciento de su capacidad o llegaron al tope, lo que es considerado un alto riesgo.

Sin embargo, provincias orientales como Granma tienen niveles promedio del 35 por ciento y el Instituto de Recursos Hidráulicos considera que las lluvias de “Isaac” serán “beneficiosas” para algunos embalses de la zona.

Las autoridades locales han insistido además en la necesidad de mantener la “vigilancia epidemiológica” e incrementar las medidas higiénico-sanitarias, garantizando reservas de agua potable y el abastecimiento de productos químicos para labores de desinfección.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *