En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Dar un palo en los negocios

Las fortunas sostenibles suelen ser aquellas formadas en el largo plazo, sobre la base de ingenio, creatividad, disciplina, trabajo y estrategia sucesoral para que, al pasar de una generación a otra, no se diluyan ni sus tenedores se vayan por el acantilado de la mala fama o caigan en fosos carcelarios.

Por eso afirmo que hay riquezas orgánicas –aquellas que son casi instituciones indestructibles, protegidas por activos intangibles que generan aprecio y admiración- y fortunas inorgánicas –las que son creadas al vapor, hijas de la astucia, el engaño, la sangre, la evasión, el lavado y otras prácticas malsanas-.

La semana pasada posteaba en facebook sobre un paradigma relativo a una fortuna cuya ecuación no se entiende cuando se observan los indicadores de tiempo, edad, ejercicio profesional y procedencia del afortunado.

Un joven profesional de la comunicación me llamaba a la atención sobre la posiblidad de que estuviera yo errando en mis cálculos, pues –según él- hay quienes logran “dar palos” en negocios, reinvertir y hacerse de un buen dinero en corto tiempo.

De paso, en su apetito por atesorar mucha plata lo antes posible –que no es pecaminoso ni objetable- proyectaba su vocación por “dar un palo” en términos de negocios. Hay miles de ejemplos presentes que ilustran cómo la construcción de riqueza a alta velocidad termina generalmente muy mal.

Hasta los reconocidos emprendimientos tecnológicos, que han hecho multimillonarios a sus jóvenes sustentantes, como es el caso de Mark Zuckerberg y Facebook, han requerido al menos una década para consolidarse. Una super lotto convierte a cualquiera en millonario de la noche a la mañana.

El problema está en que ser rico es un aprendizaje en el tiempo, una cultura y hasta una filosofía, que implica fracasar, levantarse y capitalizar experiencias. Por eso hay tanta gente que, sin estos antecedentes, se mueve de la fortuna a la bancarrota y de la gloria a la cárcel, hundiendo a la familia, sepultando marcas y estampando el sello ominoso del fracaso a sus descendiente. Todo por el dinero rápido y fácil.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *