En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

De la revolución política a la humanitaria

De la revolución política a la humanitaria
De la revolución política a la humanitaria

Mohamed Ganouchi

Túnez.- Miles de activistas que protagonizan la revolución en Túnez han vuelto en los últimos días sus ojos al sur para ayudar a los refugiados de Libia, en una movilización humanitaria que tampoco tiene precedentes en este país.

Tras obligar esta semana a dimitir al primer ministro tunecino, Mohamed Ganouchi, miles de activistas se han dirigido a la frontera con Libia para atender a los desplazados de ese país, una iniciativa que, dicen, forma parte también de su revolución por “la dignidad”.

Desde hace 48 horas, son incesantes las caravanas de solidaridad de jóvenes revolucionarios tunecinos que parten por carretera en turismos, todoterrenos y camiones hacia este puesto fronterizo con mantas, colchones, comida y agua para auxiliar a los refugiados.

Todos los vehículos enarbolan la bandera tunecina y algunos, la antigua enseña monárquica libia de tres franjas, verde, negra y roja, que han hecho suya los rebeldes que desde hace quince días combaten en el país limítrofe el régimen de Muamar el Gadafi.

Igual que el proceso revolucionario que en enero obligó a huir al presidente Zin Al Abedin Ben Ali y ha proseguido esta semana con la dimisión de Ganouchi, la movilización ha surgido en Túnez de manera espontánea, sin responder a organizaciones ni partidos.

Ryad Zambouli, que participó en la sentada que condujo a la dimisión del ex primer ministro tunecino, aseguró que “la idea aquí se nos ocurrió durante la manifestación contra Ganouchi. Decidimos que si lo tumbábamos lo siguiente que haríamos sería venir aquí”.

Argumentó que “son asuntos complementarios, no se puede entender uno sin el otro. La revolución política y la movilización humanitaria forman parte de nuestro mismo combate por la dignidad y la libertad, por la emancipación de los pueblos”.

Junto a varios compañeros, Zambouli ha montado en el puesto fronterizo una tienda de campaña en la que se reparte bocadillos y botellas de agua a los refugiados que llegan del territorio libio, en un flujo que se ha ralentizado en los últimos días.

Según los grupos de ayuda humanitaria, alrededor de 100.000 refugiados han cruzado por Ras el Jedir desde el inicio de la rebelión en Libia pero la mayoría han sido repatriados y en la actualidad solo quedan unos 10.000 en el puesto fronterizo.

La mayor parte son trabajadores del subcontinente indio y el sudeste asiático cuyos países no tienen representación diplomática en Túnez por lo que su identificación entraña más dificultad que la de los árabes, que fueron los primeros en ser repatriados.

Lo que no ha detenido el ímpetu de los revolucionarios tunecinos, que no parecen distinguir entre lenguas, credos y razas.

“La lucha de esta gente es nuestra misma lucha. La lucha por la libertad, la dignidad, la solidaridad”, dijo a Efe el administrativo Tebessi Imeb, que viajó a Ras el Jedir tras participar asimismo en la sentada que obligó a dimitir a Ganouchi en la capital tunecina.

“He venido con un grupo de amigos y hemos traído bidones de agua para los desplazados, da igual que sean árabes, del subcontinente indio o el sudeste asiático. Como nosotros durante mucho tiempo son víctimas de un régimen dictatorial de terror”, afirmó Imeb.

“Queremos que en Occidente nos vean de otra manera. Durante mucho tiempo en Occidente solo han visto lo malo de nosotros. Ahora queremos que vean también lo bueno, que somos capaces de ayudar a quien sea, con independencia de su nacionalidad y su fé”,explicó.

Añadió que “queremos que en Occidente sepan que somos ellos y que queremos exactamente lo mismo que ellos, llevar una vida normal”.

“Lo queremos para nosotros, y lo queremos para todos”, apostilló.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *