En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

De supermercado a ventorrillo

Por Miguel A. Matos

Es penosa la situación y el destino del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), al convertirse, en estos últimos años, en una organización política bisagra, al dejar de lado su glorioso historial, cuando constituía en el período 1966-1978 la primera fuerza política del país, encabezada por  su líder y fundador, el doctor Joaquín Balaguer, quien lo presidió hasta el año 2002.

Aunque oficialmente se fundó en 1964, es sólo después de la revolución de Abril de 1965 que el partido logra estructurarse bajo el liderazgo del doctor Balaguer. El PRSC fue reconocido por la JCE el día 20 de Abril de 1964, después que el licenciado Francisco Augusto Lora y el doctor Delfín Pérez elevaron una solicitud en ese sentido, al organismo electoral.

Tras la guerra de 1965, el PRSC obtuvo el triunfo electoral en junio de 1966, venciendo al profesor Juan Bosch y al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), eligiendo como presidente al doctor Balaguer que se mantuvo en el poder hasta 1978, cuando fue desplazado por el PRD por ocho años, recuperando el poder en el 1986.

A partir de los comicios de 1994, el PRSC ha pasado a ser la tercera fuerza política, después de constituir la primera desde 1966 hasta 1978, cuando pasó a un segundo lugar y haber readquirido esa posición a partir de las elecciones de 1986.

Ya desde los comicios de 1996, el PRSC había comenzado a descender de la posición cimera que tenía, cuando en la primera vuelta electoral, llevando al licenciado Jacinto Peynado como candidato a la presidencia, solo obtuvo, junto a sus aliados, 435,055 votos, siendo descartado para participar en la segunda vuelta.

Desde el 1969, se inició en el PRSC una escisión cuando fue desplazado de la presidente de esa organización política Augusto Lora, quien con un grupo de dirigentes fundó el Movimiento de Integración Democrática (MIDA).

Se produjeron otros desprendimientos cuando el licenciado Fernando Álvarez Bogaert pasó a formar parte del Partido Unión Democrática, y en el 2006, más de la mitad de sus dirigentes y simpatizantes apoyaron al doctor Leonel Fernández con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD),  y la facción dirigencial hizo alianza con el PRD. En ese mismo año, Amílcar Romero fundó el Partido Reformista Popular  (PRP); y en  el 2007, el ingeniero Eduardo Estrella después de haber perdido la candidatura presidencial frente a su compañero de partido, Amable Aristy Castro, decide en el mes de julio separarse del PRSC.

Actualmente, la dirigencia del PRSC está dividida, debido a que un grupo entiende que los reformistas deben acudir con candidatura propia en la primera vuelta de los próximos comicios del 20 de mayo de este año, e intimaron, mediante acto de alguacil al presidente de esa organización, ingeniero Carlos Morales Troncoso, y al secretario general Ramón Rogelio Genao, a que fijen la fecha de la asamblea para escoger al candidato presidencial de la entidad política, para cumplir lo decidido en el Tercer Congreso Joaquín Balaguer. Aparentemente se visualiza un tranque entre los dos grupos.

Empero, dirigentes reformistas, cercanos al Gobierno, abogan por continuar la alianza con el PLD. Una gran parte de la dirigencia del PRSC, desempeña importantes cargos en la administración pública, como es el caso de su presidente, Morales Troncoso, quien es el Canciller de la República.

La desintegración del PRSC se ha venido acelerando últimamente cuando millares de reformistas balagueristas pasan a apoyar la candidatura presidencial del ingeniero agrónomo Hipólito Mejía y de las de dirigentes de partidos emergentes.

Lo que queda del PRSC es parte del cuadro dirigencial enquistado en instancias del poder y que aspira a seguir aferrado al mismo. Es penoso y lamentable que hoy el PRSC es, simple y llanamente, una entelequia política, sin incidencia en la vida nacional, por la enfermiza ambiciones de muchos de sus dirigentes, que se han olvidado de sus seguidores, muchos de los cuales se sienten, además de traicionados, desencantados.

Ante la actitud de líderes reformistas, el doctor Balaguer, sin duda alguna, se revuelca en su tumba, porque es difícil que el PRSC vuelva a ser gobierno.  De floreciente supermercado, el PRSC se ha convertido en un ventorrillo casi quebrado y a punto de colapsar.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *